Get Adobe Flash player

Flinta: “El kirchnerismo está agazapado, esperando a que todo fracase”

El senador provincial, Sergio Flinta, dijo que “hay sectores del PJ que tienen una actitud de colaborar” con el Gobierno nacional ante la crisis. Atribuyó la actual situación a la “herencia K en materia económica e institucional”.

El senador provincial Sergio Flinta (UCR-ECO) dijo que “hay sectores del peronismo nacional que tienen una actitud de colaborar”, pero, otros, “como el kirchnerismo”, están “agazapados, esperando a que todo fracase, que todo salga mal para salvarse en materia judicial o volver al Gobierno nacional”. Flinta opinó que la situación actual del país es consecuencia de “lo heredado en términos económicos e institucionales” del kirchnerismo, que “ha sido desastroso”. “Es una situación que iba a pasar tarde o temprano”, afirmó el legislador en declaraciones a Equipo de noticias, que se emite por 13 Max, horas antes de los anuncios del presidente Mauricio Macri y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El dirigente radicial correntino admitió que “está costando encauzar la vida económico-financiera del país”, pero aseguró en que el presidente Macri “está haciendo todo lo humanamente posible”. “El Gobierno tiene que fortalecerse políticamente. Las cuestiones macro en término de futuro no están mal: el país no va en default, hay reservas suficientes, no hay deudas en dólares como para que genere una corrida cambiaria”, analizó. Para el presidente de la UCR provincial, la cuestión es política. “Hay que fortalecerse. Por eso lo cambios en el gabinete, en la formulación del próximo Presupuesto. Fuerzas como el peronismo federal u otras pueden fortalecer políticamente”, consideró.

Flinta recordó que el radicalismo había planteado “algunas diferencias” con el macrismo en Cambiemos, como el hecho de no haber realizado “un inventario de la situación, cómo se recibió el país” en 2015, cuando asumió Macri a la Presidencia. “Los argumentos del presidente eran que no quería tirar mala onda a la ciudadanía y pensaba que iba a poder recuperar la actividad económica y el crecimiento a partir de un gradualismo económico, que el sector financiero no supo entender y no tuvo la paciencia suficiente y generó una corrida cambiaria”, dijo.