Get Adobe Flash player

Ladrones provocaron destrozos en dos departamentos del barrio Cambá Cuá

Dos de­par­ta­men­tos ubi­ca­dos en el cen­tro de la ca­pi­tal de Co­rrien­tes fue­ron vul­ne­ra­dos por de­lin­cuen­tes, quie­nes in­gre­sa­ron con in­ten­cio­nes de ro­bo. Des­tro­za­ron puer­tas, re­vi­sa­ron el mo­bi­lia­rio, des­pa­rra­ma­ron ob­je­tos y al fi­nal es­ca­pa­ron sin que na­die los des­cu­brie­ra. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo, a to­das lu­ces, fue tra­tar de en­con­trar di­ne­ro o al­ha­jas mien­tras los due­ños es­ta­ban au­sen­tes.

Lo su­ce­di­do de­ja en evi­den­cia el ac­cio­nar im­pu­ne de los mal­vi­vien­tes. A me­nos de dos cua­dras se en­cuen­tra la co­mi­sa­ría Pri­me­ra. El ilí­ci­to ocu­rrió en las pro­pie­da­des de dos em­pre­sa­rios, ubi­ca­dos en un edi­fi­cio de ca­lle Hi­pó­li­to Yri­go­yen al 500, es­qui­na En­tre Rí­os, del ba­rrio Cam­ba Cuá. Los mal­vi­vien­tes en­tra­ron a vi­vien­das del ter­cer y quin­to pi­so, cu­yas aber­tu­ras re­sul­ta­ron abier­tas con el uso de al­gún ele­men­to con­tun­den­te. Ha­brí­an em­ple­a­do una ba­rre­ta o des­tor­ni­lla­dor gran­de pa­ra ejer­cer pa­lan­ca a la al­tu­ra de las ce­rra­du­ras.

En el de­par­ta­men­to del ter­cer pi­so re­co­rrie­ron ca­da una de las de­pen­den­cias. A su pa­so, es­par­cie­ron pa­pe­les y ro­pas guar­da­das en dis­tin­tos mue­bles. No ro­ba­ron elec­tro­do­més­ti­cos. En tan­to, res­ta­ba de­ter­mi­nar al­gu­na fal­tan­te de otros bie­nes. Por su par­te, al in­mue­ble del quin­to pi­so tam­bién “ba­rre­te­ra­ron” dos puer­tas sin po­der ac­ce­der. Una hi­pó­te­sis apun­ta a que de­bie­ron es­ca­par an­tes de tiem­po te­me­ro­sos de ser sor­pren­di­dos.

La Po­li­cía co­men­zó la pes­qui­sa a par­tir de la de­nun­cia de los dam­ni­fi­ca­dos. Es­to su­ce­dió po­co des­pués del me­dio­dí­a. Ade­más de efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Pri­me­ra, to­ma­ron car­tas en el asun­to in­te­gran­tes de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal co­mo de la Di­rec­ción de Pe­ri­cias. Se pre­su­me que el ata­que de­lic­ti­vo fue co­me­ti­do el do­min­go a la tar­de. Los de­tec­ti­ves es­ta­ban abo­ca­dos a la bús­que­da de imá­ge­nes de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que ha­yan cap­ta­do a los ma­le­an­tes.