Get Adobe Flash player

Detienen a paraguayos ante rumor de un intento de secuestro

La Policía fue alertada de que ocupantes de una combi “quisieron subir a una criatura”. Esto generó un procedimiento que condujo a la persecución de una pareja extranjera.

Dos ciu­da­da­nos pa­ra­gua­yos re­sul­ta­ron de­mo­ra­dos en la ciu­dad de Co­rrien­tes des­pués de que la Po­li­cía fue­ra aler­ta­da so­bre el su­pues­to in­ten­to de se­cues­tro de un me­nor de edad. Más allá del im­por­tan­te des­plie­gue de se­gu­ri­dad, con una per­se­cu­ción in­clui­da a los sos­pe­cho­sos, el ca­so no pa­só de ser un “ru­mor”.

El in­ci­den­te se pro­du­jo el sá­ba­do a la ma­ña­na. Una mu­jer se­ría quien avi­só de la pre­sun­ta ten­ta­ti­va de rap­to de un chi­co en el ba­rrio Jar­dín, cer­ca de ave­ni­da Río Chi­co. La in­ter­cep­ta­ción de una ca­mio­ne­ta ti­po com­bi, con pa­ten­te del ve­ci­no pa­ís, su­ce­dió en ave­ni­da Go­ber­na­dor Ruiz al 2300, en­tre Vé­lez Sars­field y Go­ber­na­dor Ga­lli­no.

En el ve­hí­cu­lo cir­cu­la­ban un hom­bre y una mu­jer, quie­nes no re­sis­tie­ron el pro­ce­di­mien­to e in­clu­so ex­hi­bie­ron sin pro­ble­mas las do­cu­men­ta­cio­nes per­so­na­les co­mo del au­to­mo­tor. Ve­ci­nos de la cua­dra que­da­ron sor­pren­di­dos an­te la lle­ga­da de cin­co ve­hí­cu­los po­li­cia­les, en­tre ellos efec­ti­vos de la Di­vi­sión de In­fan­te­ría en un ca­rro de asal­to. Es­te epi­so­dio vie­ne a su­mar­se a otros tan­tos ca­sos si­mi­la­res. Lla­ma­dos o aler­tas de ve­ci­nos que ob­ser­van a per­so­nas aje­nas a sus ba­rrios y de for­ma abrup­ta co­mien­za a cir­cu­lar la ver­sión de “se­cues­tra­do­res de ni­ños”.

Has­ta el mo­men­to, afor­tu­na­da­men­te y en el tiem­po re­cien­te, no exis­tió al­gún ca­so “com­pro­ba­do” res­pec­to a es­te ti­po de ilí­ci­tos. En el ba­rrio Mo­li­na Pun­ta, la se­ma­na pa­sa­da, tam­bién fue­ron de­mo­ra­dos cua­tro ciu­da­da­nos pa­ra­gua­yos, dos hom­bres y dos mu­je­res, quie­nes cir­cu­la­ban en un au­to­mó­vil. Pa­ra las au­to­ri­da­des, el te­ma es­ta­ría li­ga­do a cier­ta “psi­co­sis”, mie­do y des­pa­rra­mo de in­for­ma­ción fal­sa en las re­des so­cia­les. De to­das for­mas, an­te ca­da aler­ta res­pon­den en con­se­cuen­cia.