Get Adobe Flash player

Dos detenidos por vender droga en un edificio céntrico

La Policía allanó un inmueble ubicado por Quintana casi esquina San Lorenzo. Allí quedaron arrestados dos muchachos. “Se cree que arrojaban desde lo alto la droga que era comercializaba en ‘bochitas’, o bien la vendían en la puerta del edificio” señaló una fuente.

La Di­rec­ción de Dro­gas Pe­li­gro­sas y Cri­men Or­ga­ni­za­do de la Po­li­cía de Co­rrien­tes alla­nó ayer un in­mue­ble ubi­ca­do en el cen­tro ca­pi­ta­li­no, en el que fue­ron de­mo­ra­dos dos sos­pe­cho­sos de ha­ber ven­di­do dis­tin­tas sus­tan­cias pa­ra el con­su­mo mi­no­ris­ta. El lu­gar alla­na­do es una cons­truc­ción ubi­ca­da en la te­rra­za de un edi­fi­cio por ca­lle Quin­ta­na, ca­si es­qui­na San Lo­ren­zo. Lo in­só­li­to de la pre­sun­ta ven­ta, ade­más de que se re­a­li­za­ba a po­cas cua­dras de la se­de de la Di­rec­ción An­ti­nar­có­ti­cos, es que apa­ren­te­men­te la co­mer­cia­li­za­ción se ha­cía des­de “lo al­to”.

“Se es­ti­ma que quien ven­día la dro­ga, arro­ja­ba el es­tu­pe­fa­cien­te des­de la te­rra­za sien­do in­ter­cep­ta­da por el con­su­mi­dor que es­ta­ba en la ca­lle o bien la ven­ta se re­a­li­za­ba en la puer­ta del edi­fi­cio, eran ma­nio­bras que du­ra­ban ape­nas unos se­gun­dos”, sos­tu­vo una de las fuen­tes con­sul­ta­das. Con res­pec­to a las sus­tan­cias que eran co­mer­cia­li­za­das, se sos­tu­vo que apa­ren­te­men­te los sos­pe­cho­sos ha­brí­an ven­di­do co­ca­í­na y ma­ri­hua­na, di­vi­da en pe­que­ños en­vol­to­rios, co­no­ci­dos co­mo “bo­chi­tas”. No se de­ter­mi­nó des­de cuán­do se lle­va­ban ade­lan­te las ma­nio­bras de pre­sun­to nar­co­me­nu­de­o.

- Lle­ga­da po­li­cial

Lue­go de al­gu­nas ta­re­as in­ves­ti­ga­ti­vas, los agen­tes an­ti­nar­có­ti­cos lle­ga­ron al in­mue­ble y lo alla­na­ron, al­re­de­dor de las 16. Fue­ra del edi­fi­cio se ubi­ca­ron las ca­mio­ne­tas de los agen­tes, quie­nes in­gre­sa­ron y se di­ri­gie­ron in­me­dia­ta­men­te ha­cia la te­rra­za, en la cual hay cua­tro de­par­ta­men­tos. De­be se­ña­lar­se que en el edi­fi­cio fun­cio­nan va­rios al­qui­le­res, por lo que los sos­pe­cho­sos so­la­men­te ocu­pa­ban uno de los cua­tro de­par­ta­men­tos men­cio­na­dos.

- En ese mar­co, se pre­su­me que eran in­qui­li­nos.

Ape­nas lle­ga­ron, se in­di­có que fue en­con­tra­da una ba­lan­za de ti­po di­gi­tal, la cual es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra la cau­sa, de­bi­do a que ser­vi­ría pa­ra de­mos­trar que la dro­ga era pe­sa­da, con la in­ten­ción de di­vi­dir­la pa­ra el con­su­mo. Ade­más de es­te ele­men­to, fue­ron se­cues­tra­dos ce­lu­la­res pa­ra que la in­ves­ti­ga­ción con­ti­nú­e. De­be re­cor­dar­se que en ge­ne­ral, las áre­as de in­te­li­gen­cia de las fuer­zas lle­van ade­lan­te es­cu­chas te­le­fó­ni­cas que ayu­dan a de­sen­tra­ñar la tra­ma de la ven­ta de dro­ga, iden­ti­fi­can­do sos­pe­cho­sos. Tam­bién se con­fis­có una no­te­bo­ok y va­rias “bo­chi­tas” de co­ca­í­na, ade­más de un pa­que­te de la mis­ma sus­tan­cia, que aún no fue frac­cio­na­da. Los sos­pe­cho­sos fue­ron con­du­ci­dos a la se­de de la Di­rec­ción, ubi­ca­da por ca­lle Ca­ta­mar­ca, ape­nas a unas cua­dras del lu­gar que fue alla­na­do.