Get Adobe Flash player

Mujer terminó con heridas de bala por proteger a su hija

El incidente se produjo en las últimas horas del lunes por calle Trento 2675 cuando una mujer termina con heridas de bala por enfrentarse contra una pareja que estaba fotografiando a su niña de tres años. La misma fue trasladada al Hospital Escuela y se encuentra fuera de peligro.

ADu­ran­te la no­che del lu­nes se pro­du­jo un con­fu­so epi­so­dio que ter­mi­nó con una jo­ven he­ri­da con un ar­ma de fue­go, he­cho por el que fue de­mo­ra­da una pa­re­ja, una mu­jer y un hom­bre, uno de ellos se­ña­la­do co­mo quien efec­tuó la de­to­na­ción. Lo cier­to es que aún fal­tan al­gu­nas prue­bas pa­ra es­cla­re­cer el he­cho, que tu­vo lu­gar en el po­pu­lo­so ba­rrio 17 de Agos­to. Has­ta aho­ra, la ca­rá­tu­la de la cau­sa es “su­pues­tas le­sio­nes gra­ves con ar­ma de fue­go”, se in­di­có des­de la Po­li­cí­a.

So­bre el he­cho, hay una se­rie de ver­sio­nes que es­tán sien­do in­ves­ti­ga­das. En un pri­mer mo­men­to se ha­bía in­di­ca­do que la pa­re­ja apa­ren­te­men­te to­mó fo­to­gra­fí­as a la ne­na de la víc­ti­ma, an­te lo cual la ma­dre re­ac­cio­nó y los in­cre­pó, sien­do he­ri­da pos­te­rior­men­te. Al­re­de­dor de las 22, cer­ca de la es­qui­na de las ca­lles Tren­to y San Fran­cis­co de Asís, el per­so­nal de la co­mi­sa­ría Dé­ci­mo Oc­ta­va fue aler­ta­do de que una per­so­na ha­bía si­do he­ri­da con un ar­ma de fue­go y que, ade­más, ha­bía dos per­so­nas de­mo­ra­das por ve­ci­nos.

Al lle­gar al men­cio­na­do cru­ce, los agen­tes de­tu­vie­ron a quie­nes ha­brí­an cau­sa­do to­do el in­ci­den­te. Se tra­ta de un hom­bre, Car­los Fa­bian R., de 26 años, quien es­ta­ba jun­to a una mu­jer. La víc­ti­ma fue iden­ti­fi­ca­da co­mo A.T., de 26 años, quien por sus pro­pios me­dios fue pri­me­ra­men­te a un Cen­tro de Aten­ción Pri­ma­ria de Sa­lud (CAPS) de ese ba­rrio. Des­de allí, fue tras­la­da­da ha­cia el hos­pi­tal Vi­dal, in­di­có la Po­li­cí­a. Con res­pec­to a las ac­tua­cio­nes ofi­cia­les, se in­di­có que, si bien se bus­có un ar­ma en la zo­na, el ras­tri­lla­je no arro­jó re­sul­ta­dos, por lo que, has­ta aho­ra, di­cho ele­men­to no fue in­cor­po­ra­do a la cau­sa.

“La mu­jer, en un prin­ci­pio ha­bría in­vo­lu­cra­do a los dos de­mo­ra­dos”, sos­tu­vie­ron fuen­tes ofi­cia­les, aun­que has­ta el mo­men­to res­tan ele­men­tos que sir­van pa­ra pro­bar su vin­cu­la­ción con el he­cho. Se­gún pu­do ave­ri­guar épo­ca, el mu­cha­cho vi­ve en la mis­ma zo­na del in­ci­den­te, mien­tras que la mu­jer es del ba­rrio Cre­mon­te, ubi­ca­do a un cos­ta­do de Ru­ta 5. Apa­ren­te­men­te, es­tos se en­con­tra­ban a pie. “No sé lo que es­ta­ba pa­san­do, le pe­ga­ron un ti­ro(sic) a mi her­ma­na, pa­re­ce que qui­sie­ron se­cues­trar a mi so­bri­na”, se se­ña­ló en una gra­ba­ción de voz, vía what­sapp, que se di­fun­dió an­te el ca­so, lo cual tor­nó aún mas pre­o­cu­pan­te to­do.

- “Tes­ti­gos sos­pe­cho­sos”

De­bi­do a que se con­si­de­ró que hay una fal­ta de prue­bas que per­mi­tan una de­ten­ción for­mal, los su­je­tos fue­ron li­be­ra­dos y has­ta aho­ra de­cla­ra­ron co­mo “tes­ti­gos sos­pe­cho­sos”, fi­gu­ra que po­dría cam­biar si co­bra fuer­za la vin­cu­la­ción con el ca­so. Uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les que aún fal­tan es, en­tre otras prue­bas, la de­cla­ra­ción de la víc­ti­ma, que si bien ya fue da­da de al­ta del men­cio­na­do no­so­co­mio, aún no se acer­có a re­a­li­zar de­nun­cia al­gu­na, por lo que las ac­tua­cio­nes fue­ron lle­va­das de ofi­cio, co­mo se lla­ma en la jer­ga po­li­cial al ac­cio­nar que se eje­cu­ta sin que ha­ya una de­cla­ra­ción me­dian­te.

Por otro la­do, al­gu­nas de las fuen­tes in­di­ca­ron que hay sos­pe­chas de que el in­ci­den­te pu­do ha­ber si­do el re­sul­ta­do de otra si­tua­ción, aún sin de­fi­nir, a la des­crip­ta por las pri­me­ras ver­sio­nes que de­ta­lla­ron lo ocu­rri­do. “No se des­car­ta que la si­tua­ción ha­ya si­do de otra ín­do­le”, ma­ni­fes­ta­ron al­gu­nas fuen­tes in­ves­ti­ga­ti­vas que in­ten­tan cla­ri­fi­car aún el he­cho. De­be se­ña­lar­se que es ne­ce­sa­rio con­tar con la de­cla­ra­ción de la víc­ti­ma. “La chi­ca ter­mi­nó con le­sio­nes en la ma­no iz­quier­da, una frac­tu­ra en el de­do anu­lar que fue pro­duc­to de un ar­ma de fue­go”, se ma­ni­fes­tó. Los hue­sos ro­tos mo­ti­va­ron a la ca­rá­tu­la de he­ri­das gra­ves men­cio­na­das.