Get Adobe Flash player

Estudiante bajó del colectivo y un sujeto quiso raptarla en la calle

La chica dijo que el desconocido la agarró de la mochila, la cual se rompió, gracias a lo cual pudo correr. Todo ocurrió cuando ya estaba a poca distancia de su vivienda. Llamativamente y con rapidez, el caso, aún sin esclarecer, fue caratulado como “intento de robo”.

Un in­ten­to de se­cues­tro fue de­nun­cia­do el vier­nes por una pa­re­ja que ex­pu­so el ca­so que su­frió su hi­ja ado­les­cen­te ese mis­mo dí­a, cuan­do un ex­tra­ño la in­ter­cep­tó en la ca­lle en mo­men­tos en que la jo­ven­ci­ta es­ta­ba a po­ca dis­tan­cia de su vi­vien­da en el ba­rrio Vi­lla Ra­quel. Has­ta el mo­men­to la úni­ca no­ve­dad del ca­so es que fue ca­ra­tu­la­do rá­pi­da­men­te co­mo “in­ten­to de ro­bo”. El he­cho acon­te­ció du­ran­te el vier­nes a eso de las 19:30, en mo­men­tos en que ca­ía una fuer­te llu­via. Se­gún se in­di­có a épo­ca, la ado­les­cen­te de 15 años ha­bía sa­li­do de su es­cue­la y su­bió a un co­lec­ti­vo de lí­nea ur­ba­na, que la con­du­jo ha­cia su ca­sa en el ba­rrio Vi­lla Ra­quel.

Co­mo llo­ví­a, al ba­jar del óm­ni­bus, co­men­zó a co­rrer unas cua­dras. Cuan­do es­ta­ba a po­ca dis­tan­cia de su ca­sa, fue in­ter­cep­ta­da por un des­co­no­ci­do por ca­lle Car­ta­ge­na en­tre Sa­a­ve­dra y Juan Jo­sé Pa­so. La si­tua­ción du­ró ape­nas unos se­gun­dos: con las dos ma­nos, el mal­vi­vien­te aga­rró la mo­chi­la que la jo­ven­ci­ta te­nía su­je­ta a su es­pal­da, no obs­tan­te el cie­rre del bol­so es­co­lar se rom­pió y se abrió, lo cual per­mi­tió a la mu­cha­cha, lue­go de for­ce­je­ar bre­ve­men­te, li­be­rar­se y co­rrer ha­cia su ca­sa. Si bien, de­bi­do a la sor­pre­sa y el sus­to, no pu­do ver la ca­ra del hom­bre, in­di­có que vió que te­nía pe­lo cor­to. Asi­mis­mo ob­ser­vó que cer­ca del des­co­no­ci­do ha­bía un au­to­mó­vil ne­gro.

Lo cier­to es que tras co­rrer lle­gó a su ca­sa y gol­peó con de­ses­pe­ra­ción la puer­ta has­ta que abrió su ma­dre. To­tal­men­te ate­rro­ri­za­da le con­tó a su pro­ge­ni­to­ra lo que ha­bía vi­vi­do. “Un hom­bre me qui­so lle­var”, lo­gró de­cir pri­me­ro, tras lo cual de­ta­lló lo ocu­rri­do una vez que se tran­qui­li­zó. Ho­ras des­pués se co­no­ció el ca­so pú­bli­ca­men­te, lue­go de que los fa­mi­lia­res acu­die­ran a la co­mi­sa­ría Oc­ta­va pa­ra re­la­tar lo que vi­vió la chi­ca. El te­ma ob­via­men­te no pa­só de­sa­per­ci­bi­do den­tro de la Po­li­cía y del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad, que se pu­sie­ron en con­tac­to con los fa­mi­lia­res. Más allá de eso hu­bo po­co avan­ce y ayer la chi­ca de­bía ser en­tre­vis­ta­da por un pro­fe­sio­nal de psi­co­lo­gí­a. Lla­ma­ti­va­men­te el ca­so fue ca­ra­tu­la­do con ra­pi­dez co­mo “in­ten­to de ro­bo”, an­te lo cual se in­for­mó a es­te me­dio que se in­ten­ta mi­ni­mi­zar­lo ya que has­ta aho­ra no exis­ten ele­men­tos fuer­tes pa­ra po­der ca­ta­lo­gar la si­tua­ción co­mo un de­li­to me­nor.

“Es­te hom­bre na­da le di­jo, es de­cir, no le exi­gió la mo­chi­la ni otra co­sa. Tam­po­co se pu­do ver si es­ta­ba con al­gún cóm­pli­ce”, co­men­tó una fuen­te ofi­cial a es­te me­dio. De­be acla­rar­se que la ca­rá­tu­la de la cau­sa no ha­bría si­do de­fi­ni­da por la Po­li­cía si­no por la Fis­ca­lía Nº6, que se en­car­gó del he­cho. En ca­sos en los que las si­tua­cio­nes son con­fu­sas se aguar­da por más prue­bas pa­ra de­ta­llar­la y de esa for­ma po­der ca­ra­tu­lar la cau­sa. Eso es lo lla­ma­ti­vo de es­te he­cho, que ya al otro día se te­nía una sos­pe­cha de lo que fue a pe­sar de que no exis­ten sos­pe­cho­sos en la mi­ra. Así las co­sas, la pes­qui­sa si­gue. Has­ta el mo­men­to se in­di­có que se bus­ca­rá al­gu­nas cá­ma­ras de se­gu­ri­dad pa­ra po­der ob­ser­var la pre­sen­cia de al­gún au­to­mó­vil de las men­cio­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas.

De­be se­ña­lar­se que mu­chos pre­sun­tos in­ten­tos de se­cues­tros fue­ron da­dos a co­no­cer por re­des so­cia­les y só­lo al­gu­nos lle­gan a for­ma­li­zar­se en de­nun­cias po­li­cia­les. El año pa­sa­do por ejem­plo, una ma­dre acu­só an­te la Po­li­cía que cuan­do ca­mi­na­ba con su pe­que­ño, una mu­jer qui­so aga­rrar al in­fan­te y huir en mo­to que era ma­ne­ja­da por un hom­bre. El ca­so que nun­ca fue es­cla­re­ci­do. La si­tua­ción vi­vi­da por la ado­les­cen­te, el vier­nes, pre­o­cu­pa y de­man­da que sea to­ma­da se­ria­men­te, sin ser mi­ni­mi­za­da.