Get Adobe Flash player

Recuperaron motos robadas en al barrio Villa Raquel

Policías de Investigación Criminal dieron con uno de los rodados en una persecución a un conocido malviviente, quien huyó corriendo a través de casas vecinas. Y de “rebote” interceptaron a jóvenes arrebatadores, movilizados en vehículos que figuran como robados.

Dos jó­ve­nes con grue­sos an­te­ce­den­tes, re­la­cio­na­dos con arre­ba­tos ca­lle­je­ros, re­sul­ta­ron de­te­ni­dos cuan­do cir­cu­la­ban en mo­to­ci­cle­tas ro­ba­das, jus­to al fi­na­li­zar la per­se­cu­ción a un co­no­ci­do de­lin­cuen­te, quien lo­gró es­ca­par a tra­vés de dis­tin­tas vi­vien­das lue­go de arro­jar al sue­lo un ve­hí­cu­lo que sus­tra­jo una ho­ra an­tes.

El cu­rio­so pro­ce­di­mien­to se pro­du­jo en el ba­rrio Vi­lla Ra­quel de la ciu­dad de Co­rrien­tes, don­de efec­ti­vos de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC) en­con­tra­ron una Za­ne­lla ZB 110 blan­ca; una Hon­da Wa­ve y una Hon­da CG Ti­tán 150. To­do co­men­zó al­re­de­dor de las 13, ho­ra­rio en el que una pa­tru­lla de­tec­tó el des­pla­za­mien­to de un jo­ven, alias “Co­tón”, en la Za­ne­lla ZB blan­ca, que a sim­ple vis­ta pre­sen­ta­ba la fal­tan­te de plás­ti­cos de­lan­te­ros.

Los efec­ti­vos, an­te las ca­rac­te­rís­ti­cas de la mo­to, si­mi­la­res al de­nun­cia­do una ho­ra an­tes co­mo ro­ba­do del Cen­tro de Aten­ción Pri­ma­ria de la Sa­lud (CAPS) del ba­rrio Güe­mes, de­ci­die­ron tra­tar de de­mo­rar al sos­pe­cho­so. “Co­tón”, le­jos de acep­tar las in­di­ca­cio­nes de fre­nar, de­ci­dió ace­le­rar a fon­do e in­clu­so cir­cu­lar so­bre la ve­re­da en la es­qui­na de ave­ni­das Ca­za­do­res Co­rren­ti­nos y Wen­ces­lao Do­mín­guez, pró­xi­mo a una es­ta­ción de ser­vi­cios. Des­de allí, con­ti­nuó la per­se­cu­ción has­ta fi­na­li­zar en la es­qui­na de La­rrea y Güe­mes, don­de arro­jó la mo­to al sue­lo e ini­ció la fu­ga a pie. El fu­gi­ti­vo in­gre­só a dis­tin­tas ca­sas y pa­tios de ve­ci­nos. De esa ma­ne­ra evi­tó su de­ten­ción.

Mien­tras es­ta­ban en es­te ope­ra­ti­vo, a la zo­na lle­ga­ron con di­fe­ren­cia de unos po­cos mi­nu­tos, dos mu­cha­chos co­no­ci­dos en el mun­do del ham­pa. Ta­les jó­ve­nes es­tu­vie­ron va­rias ve­ces pre­sos ba­jo sos­pe­chas de co­me­ter arre­ba­tos. Am­bos, sor­pren­di­dos an­te la pre­sen­cia po­li­cial, que­da­ron de­mo­ra­dos en pri­mer mo­men­to pa­ra co­te­jar si so­bre ellos exis­tía al­gún pe­di­do de cap­tu­ra. Sin em­bar­go, la si­tua­ción le­gal de los dos cam­bió de un mo­men­to a otro. Fe­de­ri­co Eze­quiel A., de 20 años, y Ale­xis Omar G., de 18, es­tán sos­pe­cha­dos de co­me­ter ilí­ci­tos re­cien­tes.

Uno de ellos ma­ne­ja­ba una Hon­da CG 150 Ti­tán ro­ja, de­nun­cia­da co­mo sus­tra­ía en el año 2013, an­te la co­mi­sa­ría De­ci­moc­ta­va, y el res­tan­te tran­si­ta­ba en una Hon­da Wa­ve, de la que di­jo no te­ner do­cu­men­ta­cio­nes. La in­ves­ti­ga­ción pro­si­gue y no des­car­tan que en esa zo­na de la ciu­dad exis­ta un “a­guan­ta­de­ro” de mo­to­ci­cle­tas ro­ba­das. En tan­to, la bús­que­da del la­drón en fu­ga con­ti­nua­ba y su cap­tu­ra na­da más de­pen­de­ría de una cues­tión de tiem­po.