Get Adobe Flash player

Mujeres asaltadas y golpeadas por “motochorros”

A una de las víctimas, del barrio Libertad, le causaron un corte en la cabeza al tirarla contra el piso. A otra revolcaron cuando iba a entrar a su domicilio. Y una anciana de 78 años, también sufrió a “motochorros”. Fue al salir de su vivienda del barrio Cambá Cuá.

Otra vez “mo­to­cho­rros” co­me­tie­ron nu­me­ro­sos ro­bos de for­ma vio­len­ta en la ca­pi­tal co­rren­ti­na. El fin de se­ma­na hu­bo tres ca­sos lla­ma­ti­vos por­que su­ce­die­ron so­bre las ve­re­das de las ca­sas de quie­nes re­sul­ta­ron víc­ti­mas. Dos de las mu­je­res asal­ta­das fue­ron sor­pren­di­das cuan­do es­ta­ban por en­trar a sus do­mi­ci­lios y la res­tan­te ape­nas ter­mi­na­ba de sa­lir. Una de las dam­ni­fi­ca­das su­frió una he­ri­da en la ca­be­za. Lue­go de so­bre­lle­var el dra­má­ti­co mo­men­to, en un hos­pi­tal de­bie­ron re­a­li­zar­le va­rios pun­tos de su­tu­ra en el cue­ro ca­be­llu­do.

Es­te he­cho ocu­rrió el sá­ba­do a la tar­de en la es­qui­na de ca­lles Ma­ria­no Mo­re­no y Vé­lez Sars­field del ba­rrio Li­ber­tad, don­de una ju­bi­la­da de 54 años des­cen­dió se­gun­dos an­tes de un ve­hí­cu­lo, jun­to a dos nie­tos me­no­res, pa­ra in­gre­sar a su vi­vien­da. Dos “mo­to­cho­rros” vie­ron la opor­tu­ni­dad y la asal­ta­ron. Des­de atrás, uno de ellos se aba­lan­zó, se su­je­tó a su car­te­ra y an­te un fuer­te ti­ro­neo hi­zo gi­rar a la mu­jer has­ta pro­vo­car­le la ca­í­da con­tra el pi­so de la ve­re­da. Los gri­tos, las co­rri­das y la fu­ga de am­bos la­dro­nes, en una mo­to­ci­cle­ta sin pa­ten­te co­lo­ca­da, rum­bo a la ave­ni­da Pe­dro Fe­rré, pro­vo­ca­ron re­vue­lo en la es­qui­na.

Lue­go, la víc­ti­ma ne­ce­si­tó asis­ten­cia mé­di­ca por­que la he­ri­da en el cue­ro ca­be­llu­do ge­ne­ra­ba un pro­fu­so san­gra­do. Se­gún da­tos re­co­pi­la­dos en el ba­rrio, la Po­li­cía lle­gó al ra­to a la bús­que­da de tes­ti­gos. Más tar­de, ob­tu­vo el tes­ti­mo­nio de la víc­ti­ma. La mu­jer ex­pli­có ha­ber su­fri­do la sus­trac­ción de una car­te­ra car­ga­da con una su­ma de di­ne­ro que os­ci­la­ría en los 4.500 pe­sos, un ma­no­jo de lla­ves, un te­lé­fo­no ce­lu­lar, tar­je­tas de cré­di­to y do­cu­men­ta­cio­nes. Otro su­ce­so gra­ve se pro­du­jo a las 16:30 de­lan­te de una vi­vien­da de Pa­sa­je Viey­tes, en­tre Ju­nín e Hi­pó­li­to Yri­go­yen del ba­rrio Cam­bá Cuá, a po­cas cua­dras de ave­ni­da Cos­ta­ne­ra Ge­ne­ral San Mar­tín.

Una mu­jer de 78 años sa­lía so­la de su do­mi­ci­lio jus­to al mo­men­to en que pa­sa­ban dos “mo­to­cho­rros”. Al dar­se cuen­ta del es­ta­do de in­de­fen­sión de la sep­tua­ge­na­ria, la asal­ta­ron. Em­pu­ján­do­la, lo­gra­ron sa­car­le una car­te­ra en la que ella te­nía unos po­cos pe­sos, un te­lé­fo­no ce­lu­lar y do­cu­men­tos. Por otra par­te, en el ba­rrio Pri­me­ra Jun­ta, una mu­jer de 56 años que vol­vía a su ca­sa des­pués de tra­ba­jar en una ofi­ci­na cén­tri­ca su­frió un ro­bo de par­te de dos “mo­to­cho­rros”, unos mi­nu­tos an­tes del me­dio­dí­a. En la ve­re­da del do­mi­ci­lio, en ave­ni­da J. R. Vi­dal al 2700 le arre­ba­ta­ron una car­te­ra con di­ne­ro en efec­ti­vo, un te­lé­fo­no ce­lu­lar, tar­je­tas, lla­ves y un an­te­o­jo.

- Más ro­bos

Si bien la Po­li­cía in­di­có no te­ner de­nun­cia al res­pec­to, en ca­lle Bel­gra­no al 1700 una mu­jer su­frió un arre­ba­to cuan­do ca­mi­na­ba ha­cia la es­qui­na con ca­lle Ju­juy, cer­ca de una clí­ni­ca de ni­ños. Si­mi­lar de­li­to tu­vo co­mo dam­ni­fi­ca­da a una ve­ci­na del ba­rrio Sur. En ca­lle Ma­da­ria­ga ca­si Gu­ten­berg, an­te­a­yer la sor­pren­dió un “mo­to­cho­rro” que hu­yó rum­bo a la ave­ni­da Te­nien­te Ibá­ñez.

- Robo en comercio

Un lo­cal co­mer­cial del ru­bro te­le­fo­nía ce­lu­lar fue blan­co de un ro­bo, lue­go de que un la­drón des­tro­za­ra la vi­drie­ra y, pe­se a te­ner re­jas, lo­gra­ra lle­var­se al­gu­nos apa­ra­tos. El ilí­ci­to su­ce­dió a la ma­dru­ga­da en la fir­ma “In­fo­cell”, ubi­ca­da en ca­lle Hi­pó­li­to Yri­go­yen al 1700, en­tre Es­pa­ña y Ju­juy. El cris­tal fi­na­li­zó des­tro­za­do en la par­te in­fe­rior, pre­sun­ta­men­te con el im­pac­to de un ob­je­to con­tun­den­te. Des­pués de ser des­cu­bier­to el de­li­to, los en­car­ga­dos de la fir­ma re­ti­ra­ron las mer­ca­de­rí­as de esa par­te del lo­cal y ta­pa­ron tem­po­ra­ria­men­te el hue­co con un car­tón.