Get Adobe Flash player

Piratas del asfalto: detienen a peligrosos delincuentes

Por orden de la Juez de Instrucción de Santo Tomé se dispuso la detención de Roberto Da Rosa, padre de “pajarito”, integrante de una banda de “piratas del asfalto”. El trabajo conjunto fue entre efectivos de la localidad de Alvear, de la Policía Federal y uniformados de la provincia de Entre Ríos.

Horas más tarde, cerca de las 13 se logró la captura de Alejandro Olivera, quien era intensamente buscado por ser partícipe de una balacera en la que murió Rubén Ricardo Machado, organizador de un evento de doma en Alvear. Si bien se tratan de dos hechos distintos, las detenciones de ambas personas son significativas por la gravedad de los hechos en los cuales están involucrados. La primera de las detenciones fue por orden de la Juez de Instrucción de Santo Tomé, “efectivos de Alvear junto a la PFA y la Policía de Entre Ríos lograron la detención y secuestro de teléfonos para pericia, todo esto conforme a la causa del robo en Ruta 14 kilometro 625, donde resultó herido un efectivo de la Policía Federal”, confirmaron.

Da Rosa de 60 años está vinculado al accionar de una banda de delincuentes que venían cometiendo una serie de asaltos tipo comandos al estilo “piratas del asfalto” en distintos tramos de la Ruta Nacional 14. Uno de ellos fue el que se produjo en el mes de diciembre del año pasado, tal como publicó época, cuando varios delincuentes portando armas de fuego de grueso calibre detuvieron a balazos la marcha de un camión que transitaba en la zona del Paraje Pirayuí con la finalidad de asaltarlo. Sin embargo, la banda en esa oportunidad tuvo que enfrentarse a balazos a una comisión de policías federales de Capital Federal que circunstancialmente pasaban por el lugar a bordo de un automóvil. Uno de los agentes federales resultó herido en una de sus piernas.

Como dato significativo, es que se trata del padre de “Pajarito” Da Rosa, un peligroso sujeto que también está prófugo de la Justicia y se lo relaciona con ser uno de los integrantes de la banda de delincuentes que vienen cometiendo varios hechos delictivos en esta parte de la provincia, entre ellos de ser parte de la banda que asaltan camiones en la Ruta 14. Precisamente a “Pajarito” se lo busca intensamente en toda la zona. Entre sus antecedentes figura haber cumplido una condena de varios años de prisión tras ser condenado como autor de un doble crimen de una pareja de ancianos en el Paraje Pancho Cué en el 2003.

- A las 13 cayó “Kinka”

Alejandro “Kinka” Olivera de 45 años era intensamente buscado desde hace un tiempo por las Fuerzas del orden. Se lo acusa de haber tenido una plena participación en la balacera ocurrida en septiembre último en un predio en las afueras de Alvear, cuando al menos siete personas irrumpieron en el lugar y a sangre fría pusieron fin a la vida de “Pipo” Machado. Cabe señalar que la detención se produjo en un monte ubicado detrás del cementerio de Alvear. Desde hace días los policías tenían vigilada la zona, ya que contaban con datos fehacientes que “Kinka” Olivera andaba merodeando por esos lugares.

El fin de semana último se frustró su detención. Pero este lunes, el escurridizo sujeto no logró burlar el accionar policial y fue detenido. Todo ocurrió cuando al ver que estaba rodeado, intentó escapar corriendo, pero fue apresado y en su poder se encontró un revolver calibre 38 y unos 50 cartuchos. Cabe recordar que Rubén Ricardo Machado, de 39 años, alias “Pipo”, perdió la vida como consecuencia de múltiples heridas causadas con disparos realizados a traición con una escopeta. La balacera, además, alcanzó a Rita Machado y al bebé, afectado por un proyectil en la parte posterior de la cabeza.

El ataque, de acuerdo a fuentes de la Policía, sucedió alrededor de las 23 del domingo 3 de septiembre en el predio “El Triunfo”, ubicado en el barrio Mitre de la localidad de la costa del río Uruguay, a unos 415 kilómetros de esta capital. Los hermanos Machado terminaban de ascender a una pick up Volkswagen Saveiro cuando de pronto comenzaron a ser blanco de al menos cuatro disparos con armas de fuego, efectuados desde el lateral izquierdo, a una distancia aproximada a los 15 metros. El autor se paró por detrás del sector del conductor, apuntándole a la cabeza. Para los investigadores está claro que la agresión iba dirigida a “Pipo”. Pero como sus seres queridos estaban junto a él, también quedaron en la línea de fuego. El presunto motivo serían las viejas diferencias entre componentes de las familias Machado y Oliveira, ya que existen antecedentes de episodios violentos.