Get Adobe Flash player

Incendió su casa luego de pelear con su madre

Un ado­les­cen­te de 16 años, lue­go de dis­cu­tir con su ma­dre, pren­dió fue­go el lu­gar en el que ha­bi­ta­ban. Afor­tu­na­da­men­te, so­lo se re­gis­tra­ron da­ños ma­te­ria­les. No hu­bo per­so­nas le­sio­na­das. La dam­ni­fi­ca­da co­men­tó a la Po­li­cía que su hi­jo es con­su­mi­dor de dro­gas.

El si­nies­tro se de­sa­tó en la sies­ta de ayer, cer­ca de las 15:30 en una pre­ca­ria vi­vien­da ubi­ca­da por ca­lle Las Pie­dras al 3400 del ba­rrio ca­pi­ta­li­no Iru­pé.
Has­ta la zo­na lle­gó per­so­nal de Bom­be­ros, tras ser aler­ta­do de que el fue­go es­ta­ba con­su­mien­do una ha­bi­ta­ción. Pe­ro en po­cos mi­nu­tos la des­truc­ción de la vi­vien­da fue to­tal. La due­ña del in­mue­ble, de ape­lli­do Ro­me­ro, lo­gró sa­lir a tiem­po. Se­ña­ló a los efec­ti­vos que tras man­te­ner una dis­cu­sión con el jo­ven, se acos­tó a des­can­sar.

En un mo­men­to de­ter­mi­na­do, co­men­zó a sen­tir olor a hu­mo y fue cuan­do vio al cos­ta­do de su ca­ma a su hi­jo quien le ma­ni­fes­tó que ha­bía pren­di­do fue­go la ca­sa. El mu­cha­cho ten­dría pro­ble­mas de adic­cio­nes y es­ta no se­ría la pri­me­ra si­tua­ción la­men­ta­ble que pa­só la mu­jer. En otras cir­cuns­tan­cias, fue ame­na­za­da con re­ci­bir una gol­pi­za si no le da­ba su mo­to­ci­cle­ta (que uti­li­za pa­ra tras­la­dar­se has­ta su tra­ba­jo). “Es mi hi­jo, y me due­le en el al­ma, pe­ro no doy más. Pi­do con do­lor que lo sa­quen de mi ca­sa. Me va a ma­tar al­gún dí­a” ro­gó la mu­jer an­te la pren­sa. El in­for­me del per­so­nal del Bom­be­ros se­ña­ló que el fue­go fue in­ten­cio­nal.

- Otra vi­vien­da arra­sa­da por las lla­mas

Cer­ca de las 14, en el ba­rrio Nue­va Unión de la lo­ca­li­dad de Cu­ru­zú Cua­tiá, una do­ta­ción de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios so­fo­có el in­cen­dio que con­su­mía un in­mue­ble. Una pre­ca­ria ca­si­lla de ma­de­ra fue des­trui­da en po­cos mi­nu­tos por el fue­go. Apa­ren­te­men­te, un cor­to cir­cui­to ha­bría si­do el que oca­sio­nó el si­nies­tro. En el mo­men­to del in­cen­dio, los ocu­pan­tes de la mo­ra­da no es­ta­ban allí. En el lu­gar ha­bi­ta­ban ni­ños, por lo que el da­ño pu­do ha­ber ter­mi­na­do en una tra­ge­dia. “A ve­ces las co­ne­xio­nes ile­ga­les o mal re­a­li­za­das oca­sio­nan des­gra­cias co­mo es­ta” di­jo una voz ofi­cial a un por­tal de no­ti­cias lo­cal. So­li­ci­ta­ron pre­cau­ción a la ho­ra de ma­ni­pu­lar ca­bles o re­a­li­zar tra­ba­jos eléc­tri­cos que des­pués pue­den ter­mi­nar en tra­ge­dia. Efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Pri­me­ra de esa lo­ca­li­dad y Trán­si­to co­la­bo­ra­ron con el per­so­nal de Bom­be­ros.