Get Adobe Flash player

Robaron dinero de una heladería centrica

El pri­mer ca­so de ro­bo del nue­vo año en la ca­pi­tal co­rren­ti­na, ocu­rrió en una he­la­de­ría cén­tri­ca a la cual de­lin­cuen­tes en­tra­ron lue­go de pro­vo­car la ro­tu­ra de una puer­ta de blin­dex.

Apro­ve­chan­do la ce­le­bra­ción por la lle­ga­da del 2018, los rui­dos de co­he­tes y el trán­si­to ca­si nu­lo, los ma­le­an­tes des­tru­ye­ron los vi­drios de una aber­tu­ra del lo­cal co­mer­cial si­tua­do en la es­qui­na de Bel­gra­no y Ca­ta­mar­ca, fren­te a pla­za To­rrent. Con el uso de un ob­je­to con­tun­den­te, hi­cie­ron es­ta­llar los cris­ta­les. Tras ello, in­gre­sa­ron al sa­lón de ven­tas y de la zo­na de mos­tra­dor se al­za­ron con una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro que, al pa­re­cer, es­ta­ba guar­da­da en una ca­ja re­gis­tra­do­ra, se­gún de­ja­ron tras­cen­der fuen­tes po­li­cia­les.

Au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Ter­ce­ra fue­ron ano­ti­cia­das del ilí­ci­to me­dian­te el lla­ma­do que una per­so­na re­a­li­zó al sis­te­ma de emer­gen­cias 911, al ob­ser­var los da­ños y los pe­da­zos de vi­drio des­pa­rra­ma­dos en la ve­re­da. La ju­ris­dic­ción de la men­cio­na­da de­pen­den­cia de se­gu­ri­dad ha si­do du­ra­men­te cas­ti­ga­da en las úl­ti­mas se­ma­nas por par­te de la de­lin­cuen­cia. En­tre los ca­sos re­cien­tes se cuen­tan los ro­bos a una vi­vien­da, a una agen­cia de qui­nie­la y a un res­to bar, co­me­ti­dos ha­ce unos po­cos dí­as en las cua­dras de Cór­do­ba al 1400 y 1500.

Un sos­pe­cho­so re­sul­tó de­te­ni­do el fin de se­ma­na en el ba­rrio Sar­gen­to Ca­bral co­mo au­tor de ta­les ilí­ci­tos, en un pro­ce­di­mien­to del que par­ti­ci­pa­ron efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Duo­dé­ci­ma. Se tra­ta de Ger­mán Au­gus­to A. Z., de 27 años. Jun­to a él de­mo­ra­ron a So­fía Iva­na M., de 20 años, quien po­dría ser su cóm­pli­ce. Una do­ce­na de alla­na­mien­tos sir­vie­ron pa­ra ha­llar gran par­te de lo sus­tra­í­do. La Po­li­cía men­cio­nó el re­cu­pe­ro de una he­la­de­ra, dos te­le­vi­so­res, una ca­fe­te­ra, un par­lan­te, un mo­li­ni­llo, un ex­hi­bi­dor de vi­drio cur­vo, una car­li­te­ra y otros ob­je­tos que al pa­re­cer al­can­za­ron a ser ven­di­dos por el pre­sun­to mal­vi­vien­te.