Get Adobe Flash player

Robaron el arma a una mujer policía

En la tar­de de ayer se re­gis­tró un he­cho en el cual una mu­jer po­li­cía su­frió el ro­bo de su ar­ma re­gla­men­ta­ria, lo que ori­gi­nó una in­ten­sa per­se­cu­ción por dis­tin­tas zo­nas de ca­pi­tal.

El epi­so­dio su­ce­dió en el ba­rrio Co­lom­bia Gra­na­de­ros, cuan­do una fun­cio­na­ria po­li­cial, en fran­co de ser­vi­cio, sa­lió en de­fen­sa de su her­ma­no quien era agre­di­do por dos de­lin­cuen­tes. En un for­ce­je­o, los mal­he­cho­res le ro­ba­ron el ar­ma. Se­gún pu­do co­no­cer, el he­cho se re­gis­tró en la sies­ta de ayer po­co des­pués de las 16, por ca­lle Ne­co­chea a una cua­dra de ave­ni­da Cha­ca­bu­co.

Los sos­pe­cho­sos tras dar una gol­pi­za al her­ma­no de la uni­for­ma­da, en el que uti­li­za­ron ade­más cu­chi­llos y pie­dras, apro­ve­cha­ron el mo­men­to y se lle­va­ron el ar­ma re­gla­men­ta­ria y un bol­so con ele­men­tos de su pro­pie­dad. Hu­ye­ron lue­go a gran ve­lo­ci­dad en una mo­to­ci­cle­ta de al­ta ci­lin­dra­da, in­ter­nán­do­se por dis­tin­tos ba­rrios. El he­cho fue in­for­ma­do a los di­fe­ren­tes gru­pos es­pe­cia­les de la Fuer­za, a tra­vés de un aler­ta que efec­tua­ron de ma­ne­ra in­ter­na. Co­men­za­ron así una per­se­cu­ción en dis­tin­tos ba­rrios ubi­ca­dos en el Su­res­te de es­ta ciu­dad.

Los de­lin­cuen­tes, quie­nes se­rí­an co­no­ci­dos del fa­mi­liar de la fun­cio­na­ria, fue­ron iden­ti­fi­ca­dos. Du­ran­te la tar­de, va­rias vi­vien­das ubi­ca­das en los pa­si­llos de la zo­na co­no­ci­da co­mo “La Viz­ca­cha” fue­ron alla­na­das a fin de ubi­car a los sos­pe­cho­sos y re­cu­pe­rar el ar­ma. El ope­ra­ti­vo ti­po “ce­rro­jo” se con­cen­tró fi­nal­men­te en la ca­lle don­de se co­me­tió la gol­pi­za y sus ad­ya­cen­cias. La fun­cio­na­ria de ape­lli­do Cal­vo ade­más del ro­bo de su ar­ma re­gla­men­ta­ria su­frió la sus­trac­ción de otras per­te­nen­cias de va­lor, que no tras­cen­die­ron. Anoche, mi­nu­tos des­pués de las 21 hs, uni­for­ma­dos se in­cau­ta­ron del ar­ma sus­tra­í­da, pe­ro no tras­cen­dió si los de­lin­cuen­tes fue­ron de­te­ni­dos.