Get Adobe Flash player

Crimen de una anciana sería para apropiarse de su casa y un campo

La Policía obtuvo pruebas que involucran al menos a tres autores del asesinato de la mujer de 86 años, secuestrada y torturada. En capital allanaron viviendas e incautaron vehículos. Hay cinco personas detenidas. Los procedimientos llegaron hasta Chaco.

El ase­si­na­to de la an­cia­na de 86 años, a quien pri­me­ro se­cues­tra­ron y tor­tu­ra­ron an­tes de arro­jar­la al ce­men­te­rio de la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de 9 de Ju­lio, ha­bría si­do co­me­ti­do con el fin de apo­de­rar­se de la vi­vien­da y de un cam­po de su pro­pie­dad. La víc­ti­ma vi­vía so­la, no te­nía he­re­de­ros di­rec­tos y, en es­te sen­ti­do, pre­sun­ta­men­te un gru­po de mal­vi­vien­tes pla­ni­fi­có des­ha­cer­se de ella lue­go de bus­car que fir­ma­ra do­cu­men­ta­cio­nes ba­jo en­ga­ños co­mo tam­bién cier­tas “pre­sio­nes”. Un in­ten­si­vo tra­ba­jo de la Po­li­cía con­du­jo a la ob­ten­ción de pis­tas y prue­bas con­tun­den­tes, con las cua­les es­ta­rí­an a so­lo unos po­cos pa­sos de es­cla­re­cer el ca­so.

Has­ta ano­che, lue­go de los alla­na­mien­tos en dos vi­vien­das de la ca­pi­tal pro­vin­cial, apre­sa­ron a un co­mer­cian­te y a su hi­jo. A la vez, los ope­ra­ti­vos se ex­ten­die­ron has­ta la pro­vin­cia de Cha­co. Sin em­bar­go, fuen­tes cer­ca­nas con­fir­ma­ron a es­te me­dio que se lo­gró la de­mo­ra de dos mu­je­res y un hom­bre en cer­ca­ní­as a la Pla­za La Cruz y se­cues­tra­ron un ve­hí­cu­lo ti­po com­bi que se­ría el uti­li­za­do pa­ra el tras­la­do de la mu­jer al in­te­rior. De acuer­do a in­for­ma­ción co­no­ci­da por dia­rio épo­ca, los sos­pe­cho­sos apre­sa­dos -­padre e hijo-­ fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo Ma­rio Eu­se­bio N., de 71 años, de­di­ca­do oca­sio­nal­men­te en la ac­tua­li­dad a la ven­ta de au­tos, y Fran­cis­co N., de 23, un es­tu­dian­te de la ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra. Am­bos ca­ye­ron en ma­nos de hom­bres de la co­mi­sa­ría de 9 de Ju­lio y de la Di­vi­sión Ho­mi­ci­dios de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal cuan­do sa­lí­an el sá­ba­do a la no­che de la ca­sa de Va­len­zue­la, en ca­lle Ne­co­chea al 2800, ca­si es­qui­na Chi­le, del ba­rrio Co­lom­bia Gra­na­de­ros.

Pa­dre e hi­jo cir­cu­la­ban en una ca­mio­ne­ta im­por­ta­da, en la cual ter­mi­na­ban de sa­car va­rios bul­tos del do­mi­ci­lio de la mu­jer, a quien po­cas ho­ras an­tes las au­to­ri­da­des po­li­cia­les lo­gra­ron iden­ti­fi­car, ya que es­ta­ba co­mo NN des­de la ma­ña­na del miér­co­les, cuan­do la en­con­tra­ron muer­ta a 175 ki­ló­me­tros de su do­mi­ci­lio, en el cam­po­san­to del pe­que­ño pue­blo del in­te­rior. Ese sá­ba­do a la no­che, da­do que los de­tec­ti­ves es­ta­ban al tan­to de la ubi­ca­ción del do­mi­ci­lio de la oc­to­ge­na­ria, re­a­li­za­ron tra­ba­jos dis­cre­tos de vi­gi­lan­cia, ya que en ese si­tio ha­bí­an vis­to a per­so­nas ex­tra­ñas al ba­rrio. Lue­go de ver ale­jar­se a los sos­pe­cho­sos en la pick up de­ci­die­ron in­ter­ve­nir e in­ter­cep­tar­los a unas cua­dras. Así, cons­ta­ta­ron que se tra­ta­ba de pa­dre e hi­jo aho­ra de­te­ni­dos. Con los pa­sos le­ga­les per­ti­nen­tes re­a­li­za­ron la re­qui­sa de la ca­mio­ne­ta y, pa­ra sor­pre­sa de los de­tec­ti­ves, en­con­tra­ron per­te­nen­cias de Va­len­zue­la, en­tre ellas imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas, do­cu­men­ta­ción a su nom­bre y otros ele­men­tos.

A par­tir de es­ta si­tua­ción, am­bos que­da­ron se­ria­men­te com­pro­me­ti­dos. Des­de en­ton­ces co­men­za­ron a sa­lir de­ta­lles es­ca­lo­frian­tes, que re­la­cio­na­rí­an al cri­men de la an­cia­na a una tra­ma de pun­tos ma­ca­bros pa­ra que­dar­se con sus bie­nes a to­da cos­ta. En es­te sen­ti­do, apa­re­ce la fi­gu­ra de una mu­jer co­mo la pre­sun­ta ide­ó­lo­ga del plan. Tal per­so­na se­ría la de­mo­ra­da en ho­ras de la no­che de ayer y fue quien ga­nó su con­fian­za y su­po de su vi­da y de sus pro­pie­da­des en los úl­ti­mos me­ses. Jus­ta era muy re­li­gio­sa y pro­fe­sa­ba la pa­la­bra de Dios. La co­no­cí­an co­mo una “re­za­do­ra”, de esas per­so­nas que con­cu­rría con asi­dui­dad a tem­plos y vi­vía so­la en aque­lla ca­sa otor­ga­da ha­ce al­gu­nas dé­ca­das por par­te del Es­ta­do.

Al pa­so de al­gu­nos dí­as de no sa­ber na­da de su tí­a, una so­bri­na acu­dió a la Po­li­cía pa­ra re­a­li­zar una ex­po­si­ción so­bre la bús­que­da de pa­ra­de­ro. Fue así que, ca­si de in­me­dia­to, le avi­sa­ron so­bre una an­cia­na NN con esas ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­bía si­do ha­lla­da muer­ta en 9 de Ju­lio. Fue en­ton­ces que esa per­so­na y otro fa­mi­liar re­co­no­cie­ron el cuer­po. Tes­ti­mo­nios de ve­ci­nos de Ne­co­chea al 2800 per­mi­tie­ron sa­ber que el mar­tes pa­sa­do a la sies­ta, Jus­ta fue vis­ta “a­yu­da­da” a su­bir a un ve­hí­cu­lo ti­po com­bi. La acom­pa­ña­ban una mu­jer “ro­bus­ta” y un hom­bre, a la vez que aden­tro del ve­hí­cu­lo es­ta­ba un ter­cer su­je­to. Nin­gu­no se­ría de la zo­na. Se cree que, tal vez en­ga­ña­da por al­guien al que co­no­cí­a, la hi­cie­ron su­bir al au­to­mo­tor. Así co­men­zó el se­cues­tro que fi­na­li­za­ría con ella ase­si­na­da, en for­ma es­ti­ma­ti­va, al ano­che­cer. Los es­tu­dios fo­ren­ses in­di­ca­ron que su muer­te ocu­rrió de 10 a 12 ho­ras an­tes de ser ha­lla­da el miér­co­les a las 7 de la ma­ña­na por el cui­da­dor del ce­men­te­rio, si­tua­do a la ve­ra de la Ru­ta Na­cio­nal 123.

- Alla­na­mien­tos

Los de­tec­ti­ves re­a­li­za­ron alla­na­mien­tos el do­min­go. Uno fue en ca­sa de la víc­ti­ma, en don­de en­con­tra­ron un au­to­mó­vil es­ta­cio­na­do que ya fue se­cues­tra­do y per­te­ne­ce­ría a los dos de­te­ni­dos. En tan­to, ayer a la sies­ta in­gre­sa­ron a la pro­pie­dad de ta­les sos­pe­cho­sos, en ca­lle Go­ber­na­dor Cas­ti­llo al 1600 del ba­rrio San Mar­tín, don­de bus­ca­ron pa­pe­les, lla­ves y to­do otro ele­men­to que pu­die­ra es­tar re­la­cio­na­do a la cau­sa. El hom­bre de 71 años, tras­cen­dió, ha­bría es­bo­za­do que le ofre­cie­ron com­prar la ca­sa de la an­cia­na a un va­lor que os­ci­la­ría en los 150 mil pe­sos y que “u­na mu­jer” se­ría la in­ter­me­dia­ria, en­tre la due­ña (es de­cir Jus­ta) y él. Tan­to el sep­tua­ge­na­rio co­mo su hi­jo, en prin­ci­pio, es­tán bas­tan­te com­pli­ca­dos en el ca­so y de­be­rán brin­dar mu­chas res­pues­tas si pre­ten­den des­li­gar­se de la acu­sa­ción.

- Plan ma­ca­bro

Se cree que la an­cia­na no es­ta­ba con­ven­ci­da de la ven­ta de su in­mue­ble y pu­so “pa­los en la rue­da”, lo que ha­bría exas­pe­ra­do a los mal­vi­vien­tes in­te­re­sa­dos en que prác­ti­ca­men­te “re­ga­la­ra” la ca­sa, ya que el pre­cio a ser abo­na­do so­na­ba irri­so­rio y el cual tam­po­co lle­ga­ría a bol­si­llos de la due­ña, por­que siem­pre (su­pues­ta­men­te) la idea fue des­ha­cer­se de ella una vez lo­gra­da que fir­ma­ra o ce­die­ra po­de­res. Apar­te, la abue­la fi­gu­ra­ba co­mo pro­pie­ta­ria de un cam­po si­tua­do en la lo­ca­li­dad de San Ro­que. Es­ta se­ría la otra ra­zón del plan ma­ca­bro, que lle­va­ron a los de­lin­cuen­tes a gol­pe­ar­la y ator­men­tar­la has­ta cau­sar­le as­fi­xia ma­nual, co­mo tam­bién in­tro­du­cién­do­le un cru­ci­fi­jo por la bo­ca has­ta la gar­gan­ta. ¿Pa­ra qué de­jar el cuer­po don­de al­guien iba a en­con­trar­lo tar­de o tem­pra­no? ¿Cuál se­ría el sig­ni­fi­ca­do de ti­rar­lo jus­to en un ce­men­te­rio con una cruz en la bo­ca? Tal vez, el he­cho de ha­cer cre­er que la mu­jer fue víc­ti­ma de “u­na sec­ta” y no de la­dro­nes es­ta­fa­do­res.

- Pe­ri­cias

Hay mu­chos pun­tos a es­ta­ble­cer. No es­tá cla­ro si la mu­jer fue ul­ti­ma­da en el ce­men­te­rio o los de­lin­cuen­tes la arro­ja­ron en ese lu­gar una vez que ya es­ta­ba fa­lle­ci­da. Efec­ti­vos de Pe­ri­cias Cien­tí­fi­cas le­van­ta­ron ras­tros de los dos ve­hí­cu­los in­cau­ta­dos has­ta el mo­men­to, pa­ra tra­tar de sa­ber si en al­gu­no de ellos es­tu­vo la víc­ti­ma. En tan­to, el exa­men al ca­dá­ver de la an­cia­na in­di­ca­rí­an que las le­sio­nes su­fri­das, po­si­ble­men­te, se las cau­só “u­na mu­jer” ya que no con­lle­va­ban la vio­len­cia ha­bi­tual en ca­so de ser agre­di­da con la fuer­za de un hom­bre. Así, más que nun­ca, pre­ten­dí­an dar con la sos­pe­cho­sa pró­fu­ga.