Get Adobe Flash player

Falsos operarios robaron cinco kilos de joyas y miles de pesos

Al menos cinco malvivientes simularon, casi a la medianoche, reparar un cableado. Usaron una camioneta y una escalera para llegar al balcón de un departamento. Aprovecharon la ausencia de los dueños para cometer el delito. Hay un detenido y buscan a los prófugos.

Una ban­da de fal­sos ope­ra­rios, que si­mu­ló ha­cer la re­pa­ra­ción de un ca­ble­a­do, sus­tra­jo una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro en efec­ti­vo y tam­bién al­re­de­dor de cin­co ki­los de jo­yas, la ma­yo­ría con­fec­cio­na­das en oro y pla­ta. Su­ce­dió el fin de se­ma­na en el ba­rrio San­ta Ro­sa de la ca­pi­tal de Co­rrien­tes. Por el ca­so de lla­ma­ti­vas ca­rac­te­rís­ti­cas, ayer ha­bía un de­te­ni­do, una ca­mio­ne­ta se­cues­tra­da al igual que una es­ca­le­ra. Mien­tras se pro­du­cí­an in­ten­sos tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción pa­ra lo­ca­li­zar a los fu­gi­ti­vos, al­gu­nos de los cua­les ya es­ta­rí­an iden­ti­fi­ca­dos.

Lo su­ce­di­do tu­vo ri­be­tes tra­gi­có­mi­cos. Cu­rio­sa­men­te los in­ves­ti­ga­do­res de­mo­ra­ron a dos de los sos­pe­cho­sos cuan­do es­ca­pa­ban del lu­gar del ro­bo, pe­ro de­bie­ron li­be­rar­los a las po­cas ho­ras, ya que no se su­po lo que pa­só aden­tro del in­mue­ble si­no re­cién has­ta que la fa­mi­lia afec­ta­da vol­vió al día si­guien­te de par­ti­ci­par en una fies­ta. Al­re­de­dor de las 23, ve­ci­nos de la cua­dra de ca­lle Go­ber­na­dor Pe­dro So­to al 1600 (con­ti­nua­ción de Pa­ra­guay) lla­ma­ron a la Po­li­cía al no­tar la pre­sen­cia de va­rios hom­bres que su­bí­an y ba­ja­ban in­sis­ten­te­men­te des­de una ca­mio­ne­ta Ford F-­100 gris, de la cual sa­ca­ron una es­ca­le­ra pa­ra apo­yar­la al bal­cón de un de­par­ta­men­to de un pri­mer pi­so.

Uno de los sos­pe­cho­sos ves­tía un cha­le­co re­frac­ta­rio. Y jun­to al res­to fin­gía es­tar ma­ni­pu­lan­do he­rra­mien­tas, mien­tras ob­ser­va­ban ca­bles. “To­do el mo­vi­mien­to era co­mo si es­tu­vie­ran arre­glan­do al­go”. Sin em­bar­go, el plan de­lic­ti­vo no sa­lió del to­do bien. A otro de los ve­ci­nos, quien jus­to pa­só ca­mi­nan­do ha­cia la Ave­ni­da Pe­dro Fe­rré, le lla­mó mu­cho la aten­ción que uno de esos su­je­tos se pa­ró en el bal­cón y bus­có mi­rar con in­sis­ten­cia al in­te­rior. En el sis­te­ma de emer­gen­cias 911 que­da­ron re­gis­tra­das dos lla­ma­das de gen­te que pi­dió que una pa­tru­lla fue­ra a ve­ri­fi­car si re­al­men­te se tra­ta­ba de ope­ra­rios. Y cuan­do un mó­vil lle­gó la ca­mio­ne­ta sos­pe­cho­sa con dos ocu­pan­tes ya es­ta­ba ale­ján­do­se.

A la vez, de acuer­do a da­tos co­no­ci­dos, los res­tan­tes sos­pe­cho­sos hu­ye­ron en una mo­to­ci­cle­ta y pre­sun­ta­men­te ter­cer ve­hí­cu­lo. Ya se ha­bí­an da­do cuen­ta de que la Po­li­cía es­ta­ba en ca­mi­no. La pick up fue in­ter­cep­ta­da en ca­lle Plu­me­ri­llo, en­tre Ave­ni­das Sar­mien­to y Mai­pú, en el ba­rrio Be­rón de As­tra­da. En ella iban Ar­tu­ro V. y Ale­jan­dro C., quie­nes en el ve­hí­cu­lo no lle­va­ban otra co­sa más que la es­ca­le­ra. Am­bos ne­ga­ron ha­ber es­ta­do mi­ran­do el de­par­ta­men­to, aun­que sí men­cio­na­ron que es­ta­cio­na­ron fren­te al lu­gar unos po­cos mi­nu­tos.

Las au­to­ri­da­des ins­pec­cio­na­ron la par­te ex­te­rior del edi­fi­cio sin en­con­trar ras­tros de al­gún ilí­ci­to. Des­de afue­ra to­do pa­re­cía es­tar bien, aun­que no de­ja­ba de lla­mar la aten­ción que los due­ños no es­tu­vie­ran. An­te es­te pa­no­ra­ma, los sos­pe­cho­sos fue­ron lle­va­dos en ca­li­dad de de­mo­ra­dos a la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra, don­de per­ma­ne­cie­ron des­de el sá­ba­do ca­si a la me­dia­no­che has­ta el do­min­go a eso de las 7:30, cuan­do los con­du­je­ron a la Co­mi­sa­ría Con­tra­ven­cio­nal pa­ra apli­car­les una mul­ta por “me­ro­de­o”. Pa­ga­ron y que­da­ron li­bres.

- Aden­tro de nue­vo

Ar­tu­ro V., tras sa­lir de la Con­tra­ven­cio­nal, vol­vió a la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra con in­ten­cio­nes de re­ti­rar la ca­mio­ne­ta, pe­ro tu­vo la des­gra­cia de que jus­to a esa de­pen­den­cia lle­ga­ban los due­ños del de­par­ta­men­to en cues­tión pa­ra ha­cer una de­nun­cia de ro­bo. Ta­les per­so­nas di­je­ron que al in­gre­sar vie­ron mu­cho de­sor­den, la fal­tan­te de una con­si­de­ra­ble su­ma de di­ne­ro en efec­ti­vo y cer­ca de cin­co ki­los de al­ha­jas va­rias de co­lec­ción, co­mo ser ani­llos, ca­de­ni­tas, pul­se­ras, co­lla­res y otros, la ma­yo­ría ela­bo­ra­da en oro y pla­ta. De in­me­dia­to el sos­pe­cho­so vol­vió a que­dar de­te­ni­do. Y se lan­zó un pe­di­do de cap­tu­ra so­bre Ale­jan­dro C. Po­co a po­co los po­li­cí­as de esa co­mi­sa­ría co­mo de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal fue­ron hil­va­nan­do una pes­qui­sa pa­ra es­ta­ble­cer can­ti­dad de pre­sun­tos la­dro­nes y te­ner en cuen­ta qué otros ve­hí­cu­los ha­brí­an uti­li­za­do pa­ra con­su­mar el gol­pe. Ade­más, re­le­va­ron cá­ma­ras de se­gu­ri­dad de la zo­na. En prin­ci­pio, las evi­den­cias su­man con­sis­ten­cia a la cau­sa que no tar­da­ría en ser es­cla­re­ci­da.

- Sor­pren­di­da

Ayer, la mu­jer due­ña de las jo­yas ha­bló y di­jo es­tar ape­sa­dum­bra­da. A la vez, pre­ci­só no en­ten­der có­mo los de­lin­cuen­tes co­me­tie­ron el ro­bo con tan­ta fa­ci­li­dad. “Su­bie­ron, for­za­ron las ce­rra­du­ras del ven­ta­nal y nos des­va­li­ja­ron”, ex­pli­có. Es­ta per­so­na ex­pli­có que las al­ha­jas son pro­duc­to de com­pras que re­a­li­zó a lo lar­go de va­rios años. La cau­sa fue ini­cia­da co­mo su­pues­to ro­bo por es­ca­la­mien­to, co­me­ti­do en po­bla­do y en ban­da.