Get Adobe Flash player

Delincuentes fueron perseguidos tras intento de robo

No lograron cometer el arrebato. Huyeron al ver la presencia de efectivos. Quedaron demorados en la vereda de una escuela.

En horas de la mañana de ayer, dos delincuentes que se desplazaban a pie intentaron cometer un arrebato. Fueron vistos por la Policía que patrullaba en inmediaciones de Avenida Artigas al 1100 de esta ciudad capital. Quedaron aprehendidos. Ocurrió una vez más en el barrio Libertad. El delito de arrebato en la zona mencionada parece ser “moneda corriente”. Ayer se informó de las lesiones que sufrió una mujer de 58 años en la esquina de Ituzaingó y Belgrano, tras ser sorprendida por “motochorros”.

Esta vez la Policía que patrullaba la zona logró demorar a delincuentes en el delito flagrante, es decir en el momento justo de intentar arrebatar las pertenencias a una mujer. Uniformados de Comando de Patrullas realizaban recorridas sobre Avenida Artigas. Al llegar a la intersección con calle San Martín observaron que dos muchachos, quienes se desplazaban a pie, intentaron sustraer el teléfono celular a una jovencita y luego una cartera a otra persona, pero al ver la presencia de uniformados en el lugar huyeron.

Inmediatamente los efectivos iniciaron una persecución y procedieron a efectuar un amplio dispositivo de seguridad. Solicitaron apoyo de sus pares en la zona. Ambos delincuentes, uno de ellos menor de edad, quedaron aprehendidos en la vereda de una escuela, por Vélez Sárfield entre las calles Bolivar y Belgrano. Por razones de jurisdicción fueron trasladados a la comisaría Quinta donde continuaron con las diligencias del caso y fueron puestos a disposición de la Justicia interviniente.

- Vecinos en alerta

Varios fueron los casos que se sucedieron en inmediaciones al último delito registrado. Las personas que se domicilian en la zona comprendida por calle Roca hasta Artigas y su intersección con calle Belgrano hasta Junín narraron hechos de arrebato. “Tardamos más en hacer la denuncia que la Policía atrape a los delincuentes” dijo Ramón cansado de los robos. “Esta vez (por el hecho antes señalado) lograron demorarlos porque andaban caminando los chorros, pero cuando cometen los arrebatos en motos, ya no los atrapan” agregó. Una abuela, por su parte, se lamentó que “ya no se puede salir a tomar mate a la vereda por estos muchachos (malvivientes)”. Vecinos solicitaron mayor presencia de efectivos en lugares como paradas de colectivos y en horas de la siesta, que es cuando “se escuchan gritos de ayuda” indicaron.