Get Adobe Flash player

Violento asalto al tesorero del Sindicato de Empleados de Comercio

Dos delincuentes entraron al departamento de la víctima después de amenazar a una empleada doméstica. Allí los ataron y revolvieron todo en búsqueda de una importante suma de dinero. Al parecer contaban con un dato erróneo. Nada más encontraron 10 mil pesos.

El tesorero del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) de Corrientes fue asaltado ayer en el interior del departamento que habita en el tercer piso de un edificio, en el centro de la capital provincial. Dos delincuentes lo maniataron mientras buscaban una abultada suma de dinero que no había. El hombre quedó inmovilizado junto a su empleada doméstica, mujer a quien dos malvivientes portando cuchillos sorprendieron en el momento que iba a entrar al domicilio del administrativo contable a través de la puerta de servicio. El inmueble está ubicado en la torre de la esquina de Santa Fe y Junín, a escasos metros de la plaza Cabral.

De acuerdo a información recabada, los asaltantes escaparon con una cifra muy inferior a la que pretendían encontrar porque el día antes el profesional realizó un depósito bancario. En la vivienda existía sólo alrededor de 10 mil pesos en efectivo. La versión de las víctimas ante la Policía señala que unos minutos pasadas las 7 los delincuentes sorprendieron a la mujer en el tercer piso, después de que volvió de la planta baja adonde descendió para sacar a pasear a un perro.

El edificio cuenta con cámaras de seguridad. Pero como son de monitoreo y no de grabación nada de lo ocurrido pudo quedar registrado en imágenes. Por ello, los investigadores no pudieron observar en qué momento los delincuentes traspusieron la puerta sin ser advertidos por otros habitantes o bien el portero de turno. Una vez sorprendida en un pasillo la empleada fue obligada a entrar con los ladrones al departamento donde se hallaba descansando Miguel Angel D., administrativo del SEC.

Basados en lo que sería un dato equivocado, los delincuentes redujeron al hombre y a la mujer, siempre exigiendo a no mirarles a pesar de que ellos tenían sus rostros cubiertos. Tras algunos golpes y amenazas de muerte hacia el tesorero, ambos sujetos revolvieron toda la vivienda. Abrieron cajones, desparramaron ropas y movieron muebles a la vez que hablaban de “la guita”. De esa manera encontraron la cifra en efectivo, una suma muy inferior a la que presuntamente querían encontrar. El dinero estaba guardado en un maletín.

Consumada la sustracción, los asaltantes decidieron escapar sin lograr el plan inicial. Sus víctimas, en tanto, quedaron inmovilizadas. Pasó cerca de una hora, hasta eso de las 8:30, cuando un vecino alertó al portero que escuchó pedidos de auxilio provenientes de uno de los departamentos del tercer piso. La noticia fue comunicada de urgencia a la Policía. Entonces acudieron efectivos de la comisaría Cuarta, de la División Patrulla Motorizada como también integrantes de la Dirección de Investigación Criminal.

El despliegue de patrulleros llamó la atención en decenas de transeúntes y automovilistas que miraban sin entender lo que ocurría. Trascendió que en la jornada anterior el administrativo realizó un depósito bancario. Esa sería la suma que los malhechores pretendían encontrar. Dada la modalidad, precisión e información interna sobre los movimientos de la SEC, desde la fuerza de seguridad estimaban que alguien cercano a ese gremio filtró datos para que los delincuentes cometieran el atraco.