Get Adobe Flash player

Joven baleado dijo que un extraño lo atacó sin razón

El proyectil hirió a la víctima, quien tiene 20 años, en uno de sus pies. Llamativamente el sospechoso se fue sin robar al muchacho.

Un mu­cha­cho fue ata­ca­do y he­ri­do de un dis­pa­ro du­ran­te ho­ras de la no­che mien­tras se en­con­tra­ba en un ba­rrio ca­pi­ta­li­no, al Sur de la ciu­dad. Se tra­tó de un con­fu­so epi­so­dio que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do y abre una se­rie de in­cóg­ni­tas que aún no fue­ron re­suel­tas. De­bi­do a que lue­go del ata­que el agre­sor se fue sin ro­bar­le, no se des­car­ta la hi­pó­te­sis que po­dría tra­tar­se de un ajus­te de cuen­tas. Lo cier­to es que pa­sa­das las 20:30 del mar­tes, agen­tes po­li­cia­les de la co­mi­sa­ría Se­gun­da to­ma­ron co­no­ci­mien­to que por Go­ber­na­dor Cas­ti­llo ca­si La­ma­drid se en­con­tra­ba una per­so­na que ha­bía si­do ata­ca­da de un dis­pa­ro. An­te ello, los uni­for­ma­dos de la sec­cio­nal se pre­sen­ta­ron al igual que una am­bu­lan­cia del ser­vi­cio de emer­gen­cias 107, la cual tras­la­dó al dam­ni­fi­ca­do ha­cia el Hos­pi­tal Es­cue­la.

Por su par­te, los efec­ti­vos po­li­cia­les in­ten­ta­ron bus­car al­gún tes­ti­mo­nio que sir­vie­ra pa­ra es­cla­re­cer lo ocu­rri­do, aun­que “na­die vio lo que pa­só”. Es así que se es­pe­ró a que el mu­cha­cho es­té en con­di­cio­nes de po­der de­cla­rar. No obs­tan­te, los di­chos del jo­ven sir­vie­ron de po­co pa­ra po­der sa­ber lo que pa­só. Se­gún las con­sul­tas he­chas, el jo­ven re­la­tó a la Po­li­cía que ca­mi­na­ba so­bre ca­lle Ma­da­ria­ga cuan­do de re­pen­te una mo­to­ci­cle­ta se acer­có y su ocu­pan­te ex­tra­jo un ar­ma de fue­go, con el que efec­tuó un dis­pa­ro ha­cia el pie del mu­cha­cho. Tras ello el agre­sor se fue sin exi­gir di­ne­ro o re­a­li­zar al­gu­na otra ac­ción que per­mi­tie­ra pen­sar que se ha­bía tra­ta­do de un ro­bo.

An­te ello, ca­mi­nó unos me­tros (ca­si una cua­dra) y ca­yó an­te el do­lor que le sig­ni­fi­ca­ba la he­ri­da. Una in­for­ma­ción ex­tra­o­fi­cial re­a­li­za­da en la zo­na del he­cho, el ba­rrio Gal­ván, apun­tó a que el agre­sor vi­vi­ría en un do­mi­ci­lio cer­ca­no aun­que has­ta el mo­men­to di­cha ver­sión no pa­sa de hi­pó­te­sis. En ese sen­ti­do, de­be se­ña­lar­se que otra te­o­ría que se co­no­ció a tra­vés de una co­no­ci­da emi­so­ra sos­tu­vo que la víc­ti­ma ha­bría co­me­ti­do un ro­bo y que re­ci­bió el dis­pa­ro a ma­ne­ra de re­pre­sa­lia por su de­li­to. Es­to, sin em­bar­go, no fue con­fir­ma­do ofi­cial­men­te ya que no exis­ten de­nun­cias por el ata­que ni por ro­bo al­gu­no que per­mi­tie­ra sus­ten­tar la hi­pó­te­sis. Otro da­to lla­ma­ti­vo es que en el lu­gar, don­de el jo­ven ase­gu­ró ha­ber si­do ata­ca­do, no se en­con­tra­ron evi­den­cias de la agre­sión co­mo ser man­chas de san­gre. Lo cier­to es que has­ta el mo­men­to hay una in­ves­ti­ga­ción ini­cia­da de ofi­cio por le­sio­nes gra­ves.