Get Adobe Flash player

A mano armada se habrían robado 80 mil pesos de kiosco

Un ro­bo a ma­no ar­ma­da ha­bría ocu­rri­do en la ca­pi­tal co­rren­ti­na du­ran­te ho­ras de la ma­dru­ga­da del lu­nes, cuan­do dos su­je­tos in­gre­sa­ron a un kios­co que fun­cio­na 24 ho­ras del cual ha­brí­an sus­tra­í­do unos 80 mil pe­sos, se­gún se ma­ne­ja ex­tra­o­fi­cial­men­te.

Va­le acla­rar que a pe­sar de que se tra­ta de una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro, el he­cho no fue de­nun­cia­do an­te de­pen­den­cia po­li­cial al­gu­na. A pe­sar de ello los efec­ti­vos de co­mi­sa­ría Sép­ti­ma, en­car­ga­da de la ju­ris­dic­ción don­de se en­cuen­tra el co­mer­cio, ini­cia­ron una in­ves­ti­ga­ción de ofi­cio por su­pues­to ro­bo ca­li­fi­ca­do. Los pri­me­ros da­tos que se pu­die­ron ob­te­ner die­ron cuen­ta que el co­mer­cio, ubi­ca­do por El Ma­es­tro cer­ca del cru­ce con ca­lle Cos­quín, re­ci­bió la vi­si­ta de los mal­he­cho­res al­re­de­dor de las 4:30.

Uno de ellos ha­bría ame­na­za­do a quien aten­día el co­mer­cio y se lle­vó la im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro. Si bien el kios­co po­see en la en­tra­da, re­jas que im­pi­den el acer­ca­mien­to en­tre el ven­de­dor y el clien­te, la me­di­da de se­gu­ri­dad ha­bría ser­vi­do de po­co. En es­tos mo­men­tos la Po­li­cía ana­li­za fil­ma­cio­nes de unas cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ubi­ca­das cer­ca pa­ra te­ner más de­ta­lles en cuan­to al pre­sun­to ro­bo, que pu­die­ran ser­vir de pis­tas pa­ra es­cla­re­cer to­do, ya que en la pes­qui­sa aún hay pun­tos po­co cla­ros.

- Con mo­to ro­ba­da

En pa­ra­le­lo, un su­je­to de am­plios an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les fue arres­ta­do ayer en ple­na zo­na cén­tri­ca de la ca­pi­tal co­rren­ti­na por el ro­bo de una mo­to­ci­cle­ta que lle­va­ba a ras­tras. El pro­ce­di­mien­to fue efec­tua­do por agen­tes del ter­cer cuer­po del Gru­po de Rá­pi­da In­ter­ven­ción Mo­to­ri­za­da (GRIM 3), que re­co­rrí­an dis­tin­tas áre­as cén­tri­cas. Es así que se cru­za­ron con un hom­bre que se­ría co­no­ci­do en el mun­di­llo de­lic­ti­vo por sus atra­cos ca­lle­je­ros. El sos­pe­cho­so arras­tra­ba una mo­to de 110 ci­lin­dra­das. Al ver a los agen­tes mo­to­ri­za­dos ha­bría in­ten­ta­do aban­do­nar el ro­da­do y huir a pie, pe­ro fue atra­pa­do por los uni­for­ma­dos cer­ca del cru­ce de Pe­rú y Mo­re­no. Al ob­ser­var el ro­da­do, se po­día no­tar que que te­nía vio­len­ta­do el tam­bor de ig­ni­ción y el ma­nu­brio. Es así que los agen­tes lle­va­ron al sos­pe­cho­so a la co­mi­sa­ría de la ju­ris­dic­ción. En su po­der te­nía dos mil pe­sos. Tiem­po des­pués se pre­sen­tó un plo­me­ro, quien ase­gu­ró ser el pro­pie­ta­rio de la mo­to e in­di­có que le fue sus­tra­í­da lue­go de que la de­ja­ra es­ta­cio­na­da por Vé­lez Sars­field y Ave­ni­da 3 de Abril.