Get Adobe Flash player

El temor por el estreptococo desbordó hospitales y consultorios

Las consultas por síntomas similares a la enfermedad llegaron a todos los centros de salud de la provincia. El Ministerio de Salud y especialistas locales llevaron tranquilidad a la población y aseguraron que los casos mortales responden a condiciones muy particulares.

El pá­ni­co por la apa­ri­ción de una bac­te­ria mor­tal, que ata­ca prin­ci­pal­men­te a los me­no­res de edad, lle­gó a la guar­dia de to­dos los pe­diá­tri­cos del pa­ís. En Co­rrien­tes, has­ta el Hos­pi­tal Juan Pa­blo II se acer­ca­ron más de 500 ni­ños des­de que se co­no­cie­ron los pri­me­ros ca­sos mor­ta­les en Bue­nos Ai­res, San­ta Fe y Mi­sio­nes. Los con­sul­to­rios pri­va­dos y te­lé­fo­nos par­ti­cu­la­res de los pe­dia­tras fue­ron aba­rro­ta­dos por una gran can­ti­dad de con­sul­tas de pa­dres pre­o­cu­pa­dos. Des­de el Mi­nis­te­rio de Sa­lud in­sis­tie­ron en que la si­tua­ción en la pro­vin­cia es de “tran­qui­li­dad”. De to­das for­mas, so­li­ci­ta­ron man­te­ner­se aler­ta an­te los sín­to­mas y di­vul­ga­ron una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar el con­tac­to con las bac­te­rias.

Has­ta el mo­men­to su­man seis per­so­nas fa­lle­ci­das por la bac­te­ria strep­to­coc­cus o es­trep­to­co­co pyo­ge­ne. Ayer se no­ti­fi­ca­ron otros dos ca­sos fa­ta­les. Un ni­ño de 20 me­ses que mu­rió el 3 sep­tiem­bre en Vied­ma, ca­pi­tal de Río Ne­gro, tras su­frir un cua­dro de neu­mo­ní­a. En la lo­ca­li­dad bo­na­e­ren­se de Per­ga­mi­no, un hom­bre de 40 años mu­rió el 10 de sep­tiem­bre lue­go de in­gre­sar a una clí­ni­ca pri­va­da con una in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria de gra­ve­dad. Los re­sul­ta­dos de los es­tu­dios que se le re­a­li­za­ron de­tec­ta­ron la bac­te­ria. Así, Ni­co­lás Do­mi­né se con­vir­tió en el pri­mer adul­to afec­ta­do por el mal. La mé­di­ca pe­dia­tra y es­pe­cia­lis­ta en neu­mo­no­lo­gía in­fan­til, Ce­ci­lia Co­hen, habló acer­ca de la en­fer­me­dad que en­cen­dió to­das las alar­mas en los cen­tros de sa­lud.

“Es una bac­te­ria que se en­cuen­tra muy a me­nu­do en la gar­gan­ta de los más pe­que­ños. Pro­du­ce fa­rin­gi­tis y fa­rin­go­a­mig­da­lli­tis”, pre­ci­só la es­pe­cia­lis­ta. A la vez que se en­car­gó de lle­var tran­qui­li­dad a la po­bla­ción: “E­xis­ten mu­chos ca­sos de gri­pe sin em­bar­go, es­to no quie­re de­cir ten­gan una in­fec­ción gra­ve”. Con res­pec­to a las seis muer­tes no­ti­fi­ca­das has­ta el cie­rre de la edi­ción di­jo que, “son ca­sos par­ti­cu­la­res en los que se cree que ac­tua­ron unas ce­pas más agre­si­vas y vi­ru­len­tas”.

- Pá­ni­co so­cial

La ca­pa­ci­dad de emer­gen­cias del hos­pi­tal Pe­diá­tri­co ter­mi­nó so­bre­pa­sa­da por un im­por­tan­te nú­me­ro de fa­mi­lias que lle­ga­ron des­de to­da la ciu­dad en­tre ayer y el mar­tes. “Me pre­o­cu­pa el pá­ni­co que se ge­ne­ró en la so­cie­dad por la abun­dan­te so­brein­for­ma­ción so­bre diag­nós­ti­cos tem­pra­nos”, ex­pre­só Co­hen. “To­dos los con­sul­to­rios es­tán des­bor­da­dos por la gen­te y, per­so­nal­men­te, me lle­ga­ron mu­chí­si­mas con­sul­tas”, aña­dió. Por su par­te, la me­di­ca in­fec­tó­lo­ga del hos­pi­tal Juan Pa­blo II, An­drea Ga­jo­ga­ne, ase­gu­ró en me­dios lo­ca­les: “Hoy no hay nin­gu­na in­fec­ción se­ve­ra por strep­to­coc­cus pyo­ge­nes en Co­rrien­tes. Y si exis­tie­ran es­ta­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ha­cer fren­te a es­te ger­men con res­pec­to al so­por­te vi­tal del pa­cien­te y los an­ti­bió­ti­cos que ne­ce­si­ta”.

Ga­jo­ga­ne in­sis­tió que en la ma­yo­ría de los ca­sos “se tra­ta de una psi­co­sis que se apo­de­ró de las ma­dres an­te el más pe­que­ño de los in­di­cios de gri­pe”, in­di­có. Los es­pe­cia­lis­tas del área se pre­o­cu­pa­ron en des­ta­car que la pre­sen­cia de una gran can­ti­dad de be­bés y ni­ños en las guar­dias fa­vo­re­cen el con­ta­gio de otras en­fer­me­da­des. La di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de In­mu­ni­za­ción de la Pro­vin­cia, An­ge­li­na Bo­ba­di­lla, acla­ró que “no se de­be en­trar en pá­ni­co por­que es una bac­te­ria que exis­te des­de el si­glo XIX, se es­tu­dió siem­pre y los mé­di­cos es­tán muy for­ma­dos pa­ra ha­cer el diag­nós­ti­co.

Fla­vio Se­rra, pe­dia­tra re­co­no­ci­do de Co­rrien­tes, acla­ró que es co­mún que es­tos ca­sos apa­rez­can a lo lar­go del año y los pe­dia­tras es­tán acos­tum­bra­dos a ver­lo y a tra­ba­jar con ellos . “El pun­to fue que apa­re­cie­ron to­dos jun­tos y eso fue lo que ge­ne­ró la aler­ta epi­de­o­ló­gi­ca en­tre no­so­tros y la di­vul­ga­ción por la pren­sa”, pre­ci­só. Por úl­ti­mo, des­de el Mi­nis­te­rio de Sa­lud in­for­ma­ron que en­tre un 10 y 12 por cien­to ni­ños sa­nos tie­nen la bac­te­ria en las amíg­da­las. “Cuan­do es­trep­to­co­co pyo­ge­nes in­va­de la gar­gan­ta pro­vo­ca una fa­rin­go­a­mig­da­li­tis co­no­ci­da co­mo ‘an­gi­na’. Es­ta es una de las in­fec­cio­nes más fre­cuen­tes en los me­no­res”, con­clu­ye­ron.

- Síntomas a tener en cuenta

La en­fer­me­dad pue­de pre­sen­tar­se con gra­ves do­lo­res de gar­gan­ta. Es­to se pue­de tra­du­cir en una di­fi­cul­tad pa­ra tra­gar y ha­blar. Apa­re­ce en ca­sos de fa­rin­gi­tis o fa­rin­go­a­mig­da­li­tis, y lue­go pue­de de­ri­var en ca­sos más pro­ble­má­ti­cos. Tam­bién, el en­ro­je­ci­mien­to de las amíg­da­las y la in­fla­ma­ción de los gan­glios son un cla­ro in­di­cio. Le­sio­nes en la piel, erup­ción en cue­llo, tron­co, bra­zos y pier­nas se­ña­lan a la bac­te­ria. Es­ta si­tua­ción pue­de com­pli­car­se cuan­do el me­nor de edad se ras­ca y fa­vo­re­ce una in­fec­ción. Si se pre­sen­tan dis­tin­tos ti­pos de mu­co­si­da­des, el ma­les­tar se de­be a un vi­rus y no a la bac­te­ria strep­to­coc­cus. An­te la pre­sen­cia de al­gu­no de es­tos sín­to­mas se de­be lle­var al ni­ño al con­trol del pe­dia­tra de ca­be­ce­ra o al cen­tro de sa­lud más cer­ca­no.