Get Adobe Flash player

Desborde de arroyos dejó a más de 300 familias afectadas en el interior

Los cauces de Las Garzas y El Gómez en Mercedes y el Curuzú en la localidad homónima inundaron cientos de viviendas, anegaron calles y hubo que asistir a cientos de damnificados. El agua avanzó sobre caminos y rutas. Se reavivaron pedidos de canalización.

Esta vez la lluvia intensa llegó por el Sur. A diferencia de las semanas anteriores, cuando el temporal castigó con más fuerza al Norte provincial. La tormenta que comenzó a hacerse sentir desde el lunes, anegó barrios enteros en Esquina, pasó sobre Goya en forma de tornado (aunque se descargó en Santa Fe), e inundó a cientos de familias en Curuzú Cuatiá y Mercedes. También – aunque con un milimetraje menor – obligó a que unas 30 familias que ya habían sido evacuadas por las lluvias anteriores debieran permanecer evacuar en San Luis del Palmar. Y se repitieron las complicaciones con barrios anegados en Ituzaingó, donde esta vez no requirió movilizar a los damnificados hacia centros de contención.

“El alerta comenzó el lunes y los pronósticos advierten sobre la continuidad de la inestabilidad climática hasta el mediodía de este miércoles”, detalló en diálogo con época Orlando Bertoni, jefe de operaciones de Defensa Civil Provincial. Según los registros del organismo, unas 70 familias evacuadas fue el saldo de este último temporal en Curuzú Cuatiá, donde se descargaron unos 270 milímetros de lluvia. Mientras tanto, en Mercedes, los pluviómetros locales indicaron lluvias por 180 milímetros, que se sumaron al escurrimiento del agua de los campos del Sur y empujaron a los arroyos Las Garzas y El Gómez por fuera de sus cauces.

“El mal tiempo se inició en horas de la madrugada, cuando se pusieron en marcha los operativos de asistencia. Cayó mucha agua en pocas horas y se pidió refuerzos a Bomberos Voluntarios y al Ejército, sobre todo para evacuar a las familias en las zonas de la ciudad de difícil acceso en vehículos. Allí sólo se puede ingresar con botes, lanchas y Unimog”, explicó a época Martín Musi, referente de Defensa Civil de Curuzú Cuatiá. Allí la tarea seguía siendo intensa hasta el cierre de esta edición, aunque el agua comenzaba a dar tregua en el cauce del arroyo Curuzú y alentaba a pensar en una mejoría.

Antes de las 6 de la mañana ya se había habilitado el CIC de Deán Funes y Sarmiento como base de operaciones para la coordinación de la Asistencia por parte del Municipio, a las más de 80 personas que resultaron evacuadas por las lluvias. “Muchos no quieren dejar sus casas, prefieren esperar que el agua baje. Pero se registraron cerca de 200 viviendas afectadas en distintos barrios”, precisó. Se dispusieron así dos puntos de evacuación, uno en Villa del Parque y otro en la “Vieja Estación”. Desde primera hora, el arroyo Curuzú mostró peligro, y alcanzó a avanzar durante varias horas sobre la Ruta Nacional 119. Desde Acción Social, pidieron a la comunidad que acerquen ropas y calzados para asistir a los evacuados, en los lugares en los que se instalaron camas con colchones para organizar la asistencia. Esta circunstancia adversa, por tercera vez en el año, volvió a instalar el pedido de las obras de canalización de los arroyos.

- Rescate de personas y de autos

“Tenemos muchas familias inundadas pero no evacuadas. Al registrarse el desborde de los arroyos durante las primeras horas del día, los afectados prefirieron permanecer en sus casas y esperar que los cauces fueran bajando”, explicó Martín Aguilar, referente de Defensa Civil de Mercedes. Mientras en la localidad continuaban hasta la noche con los relevamientos de necesidades de los damnificados, contabilizaban daños en techos, casas anegadas o manzanas enteras aún bajo agua en distintos barrios de la ciudad. “Los más afectados fueron en el barrio Noreste y en el Recodo”, precisó. Pero al natural desborde de los arroyos se sumaron otras complicaciones. Las obras que se realizan en distintos barrios, en especial los relacionados con las perforaciones para el tendido de la red de gas natural – en el que los pozos superan los 70 centímetros de profundidad -tomaron desprevenidos a muchos conductores. “A la asistencia en los barrios le sumamos el rescate de varios vehículos que caían en los pozos”, explicó Aguilar.

Las perforaciones se rellenaron con piedras de manera provisoria, para evitar más accidentes. Según estimaron desde Defensa Civil de Mercedes, los damnificados serían más de 180 familias. Cabe señalar que se sumaron a los pedidos de la localidad vecina, el de la canalización de los arroyos de esa ciudad. “En especial el que complica es Las Garzas, ya que por la pendiente natural va tomando el agua que viene del campo. Con tanta lluvia acumulada en Curuzú Cuatiá, se empujó el nivel de los arroyos que pasan por nuestra ciudad. Hace tiempo se esperan las obras de canalización de este cauce, que desemboca en el arroyo Payubre”, explicó el referente. Mientras tanto, en San Luis del Palmar permanecían anoche con el alerta de asistencia, por si nuevas precipitaciones durante la madrugada volvieran a complicar a los afectados.

- Envío de ayuda para los afectados

Debido a las inclemencias climáticas en las últimas horas se vieron afectadas varias localidades del interior de Corrientes como Curuzú Cuatiá y San Isidro, quienes recibieron asistencia con equipos de desarrollo humano, camiones de mercadería, frazadas, colchones y reparaciones de postes caídos. Por parte del director de Defensa Civil, Eulogio Márquez, se conocieron los datos de la situación actual del interior de la Provincia con respecto a las familias que han sido evacuadas por el temporal. “Una de las localidades más afectadas es Curuzú Cuatiá que recibió más de 250 mm considerándolo “histórico”, ya que es la primera vez que el agua llegó al barrio INVICO y al CIC, en el que más de 50 familias fueron evacuadas hasta el mediodía”, informaron desde el Gobierno provincial.

“Cabe destacar, que el desborde del arroyo en dicha localidad ha provocado grandes anegamientos en la ciudad”, añadieron. A su vez, San Isidro sufrió caída de postes, voladuras de techos de dos casas que han quedado devastadas. Ambas zonas, han recibido por parte de la DPEC asistencia en la reparación de los postes caídos y por parte del Gobierno provincial recibieron ayuda de equipos de desarrollo humano, camiones de mercadería, frazadas y colchones. Se espera que durante la jornada de hoy, continúen desplegándose los operativos de asistencia, en especial para las familias que perdieron todas sus pertenencias por el efecto arrasador del agua, que avanzó sobre barrios enteros en pocas horas.