Get Adobe Flash player

El Carnaval está cerrando una edición histórica

Se cumplieron 8 de las 10 jornadas previstas para esta edición. El corsódromo Nolo Alías vibró de pasión el fin de semana. La definición será el próximo viernes 23 y sábado 24. En tanto el domingo 25 será el escrutinio, como es habitual, en el club de Regatas.

A todo o nada, el ingenio y la creatividad serán cruciales y deberán estar al servicio de lo que sucederá el próximo fin de semana, cuando se realizarán los últimos dos desfiles de competencia de los Carnavales Correntinos 2018. Anoche se llevó a cabo el octavo desfile oficial, con tribunas colmadas de un público ávido de carnaval. Tras el cierre de los Show de Comparsas el miércoles pasado en el Cocomarola -donde la competencia fue totalmente distinta a lo que se vive en el Nolo Alías-, comparsas y agrupaciones musicales no escatimarán esfuerzos para cosechar los puntos que restan y lograr la máxima puntuación. “Tenemos que dejar todo y más, estamos muy concentrados y con muchas ganas de repetir el título”, expresaron desde la última campeona que este año representa “Cambalache Ara Berá”.

Totalmente difernte a lo visto en los shows, la propuesta “tanguera” en los desfiles trae la energía de los arrabales. La comparsa del “rayo” apuesta puntualmente a los portadores culturales de las clases sociales en las que anidó el tango. Para ello, despliegan un desfile creativo en coreografía y buenos diseños de vestuario, con los que Ara Berá fortalece su aspecto visual frente al jurado, consolidando la identidad cultural de su tema con destacados carros, todos creativos. El punto quizás negativo, sigue siendo la selección musical, hay momentos que afectan el desarrollo del desfile y se desinfla la relación comparseros y público, que históricamente arraigó en cada edición.

Como es habitual, el pulso de la comparsa lo sigue marcando la denominada “Universidad del Sonido” con una propuesta rítmica ingeniosa, adornada de coreografía y con una perfecta ejecución, que obliga al público a dejar todo para ver su paso. La última campeona tiene muchas posibilidades de retener el título, para ello deberá tener un desempeño espléndido en las dos últimas noches. Muy buena propuesta de su bastonera, Elena Ojeda. Es difícil a esta altura arriesgarse a ventilar posibles ganadores, por que las comparsas tienen propuestas interesantes desplegadas en el desfile del carnaval 2018. Una de las más creativas es “Aerolíneas Sapucay”, un viaje por las fiestas populares argentinas, que ofrece dentro de su esquema artístico una propuesta pensada para que su paso sea una explosión de alegría.

Esa sensación la absorbe el público, logrando así la comparsa del “gallo” una interrelación interesante y beneficiosa. Desde el avión inicial, su vuelo es seductor, marcado con buenas coreografías que le dan dinamismo al desfile con gotas de buen humor con sus personajes principales. La selección musical es contagiosa, pero no tan explosiva como se esperaba, quizás con algunas modificaciones se podría lograr la efervescencia de alegría desde las tribunas, algo que escaseó, no solo en Sapucay, sino en todas las comparsas. La escuela de samba tiene la simpatía rítmica necesaria para coronar tremendo desfile y allí su propuesta es vibrante. Un puñado de excelentes directores hizo lo necesario para que sus presentaciones frente al jurado sean sensacionales, con buenos cortes y arreglos interesantes. Todo eso es absorbido por su bastonera Eliana Duarte Schrotlin, quien despliega una sambada maravillosa.

La gente aplaude de pie a Copacabana, no solo porque sabe del enorme esfuerzo que demanda no contar con un galpón propio para montar una comparsa, sino porque además es una de las que demostró que año a año se fue superando. La trama de “El viaje de Gulliver” propone una aventura coreográfica muy bien aprovechada por la denominada comparsa “Esplendorosa”. Como el resto, la selección musical no es tan intensa, pero es de las mejores propuestas de las comparsas, permite que los comparseros se luzcan para el disfrute de la gente. La comparsa del “Loro”propuso este año mejores carros y el entusiasmo de sus integrantes hace que su “paso” por el corsódromo sea espléndido.

Lo mejor que tiene Copacabana es su escuela de Samba, con propuestas provocativas y cautivadoras en el ritmo. Sus músicos demostraron que tienen un largo trabajo de ensayo, que se traduce en un destacado show. Su bastonera, Melissa Torres, tiene gracia, dinamismo y mucha fuerza, demostró que está en condiciones de retener el título logrado el año pasado. El entusiasmo y la alegría son el principal factor que tiene como arma Arandú Beleza, donde además sus bellas figuras hacen de su desfile una propuesta artística muy atractiva. “Arandú de ensueños” es otro de los temas originales del carnaval, con una infinidad de posibilidades de crear, tanto como personajes de fantasías tiene la comparsa.

Como en los últimos años, la capacidad de ingenio en la creación de carros es admirable, lo que hace embellecer aún más al carnaval correntino. Pero su principal magia son sus comparseros, llevan consigo el verdadero espíritu carnavalero que les permite brindar un gran espectáculo. La escuela de samba sigue siendo el talón de Aquiles de Arandú. No logró mejorar lo presentado el año pasado, su vestuario es simple y solo se destaca con algunas propuestas de cortes y cambios de ritmos que permiten esporádicamente algún que otro lucimiento. Gran mérito de su bastonera Anabel Córdoba, que presenta una coreografía innovadora frente al jurado. Restan solo dos jornadas más, habrá que poner todo en el asador para lograr la máxima puntuación posible y con ello lograr los mejores lugares en el podio final del carnaval 2018.