Get Adobe Flash player

El Carnaval 2018 uno de los más convocantes de los últimos diez años

La competencia atraviesa sus noches más picantes y el Carnaval de Corrientes se vive a pleno en el "Nolo Alías". Destacada concurrencia de espectadores que colmaron las tribunas del corsódromo.

El Corsódromo desbordo de alegría en la noche del sábado. Los datos de la organización indican que más de 12 mil almas formaron parte de una noche histórica del Carnaval. Con lleno total las comparsas y agrupaciones brindaron un espectáculo inolvidable en el Nolo Alías. Más de 12 mil almas vibraron al compás de las comparsas y agrupaciones de la Capital Nacional del Carnaval. La afluencia de turistas fue clave para el éxito en la convocatoria de la que también participó el público correntino. Esta edición se consagra como la mejor de los últimos diez años. Y todavía hay más. Esta noche se cerrará el fin de semana de Carnaval.

Sambanda fue la encargada de abrir la jugada para una audiencia que se presentó tímida, con tribunas a menos de la mitad de su capacidad. El desfile fue prolijo, con trajes correctos y una batería armónica, aunque sin momentos explosivos. La falta de entusiasmo del público es una constante en el inicio de las jornadas, y hace que el trayecto de los comparseros sea cuesta arriba. El tercer paso de Arandú Beleza por el corsódromo, hizo que empezaran a aparecer debilidades: más allá del impecable trabajo de la comisión de frente, con coreografías exquisitamente ejecutadas, el paso de la verde y blanca es monótono. También comenzaron a verse problemas en el vestuario: trajes rotos, espaldares y tocados ausentes, deslucieron la que venía siendo una de sus fortalezas.

La primera gran explosión en el público la consiguió Imperio Bahiano a su paso: la lluvia de nieve no se hizo rogar y la gente hizo temblar las tribunas saltando al ritmo de su batería. Sus jugadas fuertes pasan por la exploración de nuevos sonidos, que con la dirección de Facundo Caminos y brillantemente ejecutada, son un gol de media cancha que vale por dos. En cada uno de sus pasos, se afianza como la agrupación a vencer. La abulia generalizada en las tribunas, perjudicó el paso de Ará Berá: excepto en los momentos en los que la marcha de la cincuentenaria comparsa agitaba pies y corazones, la falta de entusiasmo fue contagiando lentamente a los comparseros. La propuesta de la agrupación del rayo tiene sus puntos máximos en el desfile cuando aparece el carro del arrabal y el burdel, que despiertan admiración por lo bien logrado que están.

El show de la Universidad del Sonido vuelve a ser una cátedra de percusión, y la búsqueda de “vueltas de tuerca” da cuenta de que saben que no están solos en la lucha por el primer puesto. Samba Show volvió a mostrar que es posible mejorar, si hay dedicación, esfuerzo y amor por lo que se hace. Representando a “África Mía”, la clásica película, mostró un brillo especial en su desfile. Su escuela de samba sigue puliendo su sonido, y tanto en las tribunas como entre los comparseros, genera mucha energía, escenario perfecto para que Etelvina Bravo, que representa una cobra enfurecida, despliegue lo mejor de sí en uno de los más acabados shows de bastonera que tiene la edición de este año, al menos entre las agrupaciones musicales. Para muchos, es la firme candidata al premio y ya la revelación del año.

El paso de la “Esplendorosa” Copacabana fue uno de los más animados, y eso se viene repitiendo desde el inicio de los desfiles. Aún con una selección musical de las más flojas, sus integrantes saben que el público debe convertirse en su aliado, lo tratan, lo seducen de punta a punta y buscan permanentemente su complicidad, logrando una gran relación entre ambos. Cada noche, las expectativas sobre el show de la escuela de samba son superadas ampliamente. Traen consigo sonidos perfectos, ejecución impecable, innovación en cada uno de los ritmos, coreografías y movimientos que permiten lucirse a cada uno de los instrumentos; todo ello condimentado con la maravillosa performance de la bastonera, Melisa Torres, y la mano inquieta de su director, Gonzalo “Rubiecito” Córdoba.

Kamandukahia, que este año representa “Entre el cielo y el infierno”, mostró un trabajo orientado a mejorar la coordinación en la coreografía, lo que les permitió lucirse un poco más que en las otras noches. Debe acentuar eso en las próximas presentaciones. El mayor empeño en tratar de levantar a la alicaída agrupación musical, vino de la mano de su bastonera, Constanza Plano, quien volvió a dejar con la boca abierta a locales y visitantes, desplegando una coreografía intensa, que ya arrastra una destacada trayectoria, no solo en el carnaval correntino, sino además fuera de él, durante todo el año.

La comparsa del Gallo volvió e encender sus turbinas y a funcionar como un relojito. Su tema “Aerolíneas Sapucay: Fiestas Argentinas” propone coreografías impecables, pequeños tramos que combinan lo teatral y lo humorístico, trajes lujosos y bien logrados que muestran a una comparsa que refleja crecimiento en cada pasada. Buen vestuario y una inyección anímica que viene arrastrando desde el primer Show de Comparsas en el Cocomarola, le permiten una “pasada” majestuosa, como hacía mucho no tenía el “Gallo”. Una de sus performance más recordadas fue la propuesta de “El Circo”, aquí hay una repetición de aquello, y eso entusiasma a los comparseros y fanáticos de la comparsa.

El show de la escuela de samba pone la frutilla al postre de un espectáculo de primer nivel, que además trae como homenaje el recuerdo de los payasos de carnaval, Los Dandys. “Arriba arriba ¡hey!”, se escucha, y la gente explota en las tribunas. El otro gran estallido en el público la noche del sábado, la consiguió Samba Total, que en esta oportunidad representa “Disfrazate 2018”. No es el mejor año de la agrupación musical, al menos con la representación. Diseños no muy creativos, aunque sí excelentes vestuarios, ofrecen una pasada entretenida. Cuidada en todos los detalles (es la única que presenta coreografías para los grupos durante el show de batería), se queda un poco atrás en innovación musical: la escuela de samba suena impecable, pero no se mueve de su zona de confort. La incorporación de ritmos más arriesgados sumaría mucho más, en puntos y espectáculo. Otro aspecto destacable de la escuela de samba es el vestuario, novedoso, como el de “Village People” el año pasado, cuando utilizaron cinco trajes distintos. Aquí, la historia es la “Liga de la Justicia” en la cual aparecen los villanos de la tira, como el Guasón y Acertijo, entre otros.