Get Adobe Flash player

El Carnaval se potenció en el fin de semana largo

Fueron cuatro jornadas de pura energía. La organización lanzó promociones pero sólo el sábado pudo colmar de público. Maradona volvió al Corsódromo y se adueñó de la atención.

Se fue nomás el fin de semana largo, el tiempo de festejos donde el Carnaval Correntino tuvo sus cuatro noches de desfile, jornadas centrales de competencia donde cada participante dio hasta el último aliento para dejar todo en la calzada en busca de la gloria. El corsódromo Nolo Alías tuvo un marco interesante de público y en medio de promociones de 4×3 (viernes y anoche), sólo el sábado colmó las instalaciones. No le alcanzó una sola noche a Diego Maradona que volvió el sábado por el doblete de festividad. Acompañado de familiares, el “10” vino a la tierra de su padre donde pudo disfrutar de pesca y carnaval. El astro del fútbol no paró un segundo de alentar, bailar y cantar, hasta se dio el gusto de sambar con figuras del carnaval como las bastoneras Melisa Torres de Copacabana, Constanza Plano de Kamandukahia y la comparsera Gicela Ramírez Méndez de Arandú Beleza en plena calzada y frente a los jurados.

Ya en la competencia, los “cuatro días locos” fueron esenciales para demostrar la esencia carnestolenda de cada participante. Entre las comparsas, la definición comienza a tener fuerza entre Sapucay y Ará Berá, mientras que Copacabana y Arandú Beleza no pierden las esperanzas y esperan el gran milagro. El desfile del domingo tuvo un marco colorido, donde el público se alegró junto con los comparseros en cada instante de los desfiles. La comparsa Copacabana fue de las primeras en desfilar, mostró su gracia, no deja detalles librados al azar y aprovecha cada noche el poco recurso que tiene para mostrar una estructura espléndida sobre la calzada. Figuras esbeltas, grupos animados y un desarrollo armonioso de su propuesta artística permiten disfrutarla a su paso.

Vuelve a recuperar terreno Arandú Beleza, que noches anteriores tuvo desfiles irregulares pero también muy buenos. Su gran error sigue estando en los problemas de sonido, que lo compensa muy bien una banda de músicos de excelencia que pilotean el problema con destacado talento. “Una historia de vida” desarrolla el paso bien logrado por sus creadores, con momentos emotivos y otros muy alegres que dejan disfrutar esta propuesta a su paso. Pero desconcentraciones, principalmente en algunos grupos, y un repertorio no tan agitado como esperan en las tribunas dan esa sensación que le falta más energía aún al desfile de la comparsa del “Axé”.

Pero la gran batalla está dada ya en Sapucay y Ará Berá, que sacaron una buena ventaja y salvo un gran error en alguna de ellas que permita colarse en un segundo puesto a las dos comparsas anteriores (aún restan dos noches y todo puede pasar), van palmo a palmo en busca de la máxima premiación. Por el lado de Ará Berá, las motivaciones y el sentido de identidad y pertenencia a la comparsa suelen ser buenas armas, un recurso que por muchos años salvó a la comparsa de quedarse con las manos vacías. Ajustado el repertorio de canciones, y buscando plasmar esa alegría particular que la identifica, debe dar todo de sí para consolidarse en un primer puesto y recuperar el título perdido.

Pero bajo ningún punto de vista Sapucay está dispuesta a dejar que esto suceda. Para ello recurre al protagonismo de sus figuras, muchas de las cuales tienen gran “acting”, que sumado a ese espíritu de alegría en sus grupos puede dejar sin aliento a su contrincante con sólo gritar “Arriba Sapucay”. Trae consigo uno de los mejores repertorios musicales, una buena contención de sus dirigentes que constantemente están arengando tanto en la previa como en el desarrollo del desfile y que pocas veces dejaron decaer la alegría de su carnaval. Sólo restan dos jornadas, y de a poco se va apagando la luz de carnaval en el Nolo Alías, que tendrá el viernes y sábado próximos sus últimas funciones.

- Tránsito

Llegar al corsódromo vuelve a ser un gran problema. La falta de idoneidad para implementar un plan de accesibilidad se tradujo ayer en demoras que alcanzó la hora y media. Sumado a este doloroso peregrinar, a la hora pico el Corsódromo Nolo Alías quedó sin lugar para estacionar. Los coordinadores en el predio no sabían cómo resolver la situación y quienes llegaron cerca de la medianoche debieron estacionar “donde se pueda”. Un desastre.

- Estacionamiento de comparseros

Una excelente decisión fue otorgar a la Asociación de Comparseros la responsabilidad de ordenar su estacionamiento. Buena predisposición y destacado trabajo. Ahora los problemas se redujeron notablemente, con un esquema sencillo y prolijo, algo que los dirigentes no supieron resolver.

- Tribunas peligrosas

La noche del sábado el Corsódromo Nolo Alías estuvo a su máxima capacidad (9 mil personas) y las tribunas colmadas mostraron una peligrosa falencia por parte de la empresa Fénix. Las tribunas sólo tienen una zona de ingreso y egreso y se vuelve un riesgo considerable, más aún si sucediera alguna situación de emergencia. Las tribunas cuentan con la aprobación municipal.