Get Adobe Flash player

La mitad del Carnaval sin cachet ni contratos

Las comparsas cumplieron, la empresa organizadora aún no. Es que falta poco más de la mitad del cachet y la firma de los contratos que, insólitamente, duermen en la oficina de Marcelo Fígoli, propietario de Fénix. Además, la firma afronta fuertes problemas financieros, una situación que preocupa a los dirigentes.

Además de la pobre organización del Carnaval Correntino 2017, ahora salen a la luz los serios incumplimientos por parte de la empresa organizadora que no cumplió ni con el pago del cachet, ni entregó los contratos de participación de las comparsas y agrupaciones musicales para esta edición. La situación se agrava por los rumores sobre un posible quiebre financiero por parte de la firma Fénix Entertainment Group.

Como si fuera un viejo mercado de barrio o los bolichones que aún resisten al tiempo en los pueblos del interior donde la gente aún realiza sus compras con la conocida “libreta de almacén”, en el Carnaval correntino algunos dirigentes de comparsas y agrupaciones musicales debieron recurrir a la confianza de los comercios para poder proveerse. Tarjetas de créditos al rojo vivo, pagarés a la espera y endeudados hasta las orejas, dirigentes de comparsas y agrupaciones musicales rezan a tantos santos tengan a mano para que la empresa Fénix cumpla con lo establecido. “No tenemos los contratos, nos vienen pateando y estamos muy nerviosos por la situación en la que estamos”, expresó un dirigente del carnaval que prefirió el anonimato por miedo a represalias por parte de la empresa.

La situación es inusual, al menos para quienes saben que a la hora de firmar un contrato deben estar las partes interesadas en persona. En el carnaval correntino todo es improvisado, los contratos lo firman los dirigentes en diciembre y se llevan a Buenos Aires para que el empresario Marcelo Fígoli firme dichos acuerdos de partes en representación de la empresa Fénix Entertainment Group. Pareciera algo inocente, hasta que se supo dos cuestiones importantes, por un lado que los contratos no están en Corrientes, es decir que las comparsas no lo tienen en su poder y, por otro lado, que la situación financiera de Fénix es cada vez más dudosa y que ya acumula cheques rebotados en los últimos meses. “La empresa organizadora abonó sólo el 40 por ciento de lo acordado. Tampoco llegaron los contratos firmados. No podemos para el carnaval porque cualquier acción podría ser perjudicial para nosotros, pero sí podemos ir por las vías legales”, expresaron.

El problema es muy sensible, en medio de un “stress financiero” que perjudica el desarrollo del carnaval de una empresa que organiza la gran fiesta con fondos de terceros (privados, Municipio, Estado) y con escasa inversión propia, lo cual evidentemente depende del ingreso de fondo en concepto de entradas. Está situación pone muy nerviosos a los dirigentes debido a que la empresa Fénix no difunde, promociona ni publicita la fiesta como debiera, lo cual no garantiza que las cuatro noches venideras agoten las localidades, algo que no sucedió no sólo en los desfiles anteriores, sino que tampoco logró en el último carnaval. Las esperanzas están puestas en estas cuatro noches, en las que los referentes de comparsas y agrupaciones musicales especulan con que la empresa recaude para poder cumplir con el total del cachet. Los últimos desfiles serán el 3 y 4 de marzo.