Get Adobe Flash player

Las comparsas a tono con una competencia exigente

El desfile del sábado fue una fiesta en medio de problemas de sonido y cortes de energía. Las comparsas aprietan el acelerador de cara a los últimos desfiles. Sin Shows de Comparsas, la concentración está exclusivamente en las propuestas de fin de semana.

Algún pícaro soltó por ahí que los inconvenientes de este carnaval son represalias del Rey de la Burla por la desacertada decisión (una vergüenza) de eliminar los Shows de Comparsas, sortilegio que perdurará, al parecer a lo largo de este carnaval correntino 2017 que sigue sufriendo las consecuencias de una pobre organización, el mal tiempo, los desperfectos del sistema de sonido, problemas en el acceso, cortes de energía y la lista sigue. Lo bueno es que para compensar ese conjuro, está la pasión y la magia de los comparseros que dan todo en cada uno de sus desfiles, como sucedió la noche del sábado.

La jornada se mostró amenazante en el atardecer de esa jornada correspondiente al cuarto desfile oficial de competencia, paralizando el corazón a más de uno. En una noche de buen marco de público (en las cuatro noches iniciales no lograron aún llenar el corsódromo), finalmente el tiempo sonrió y permitió una gran fiesta. Esto le dio un marco interesante para que Canal 13 de Buenos Aires y la señal TN cosechen buenas imágenes para mostrar en los noticieros parte del carnaval. Lástima que no se gestionó en la Televisión Pública para que en el marco del programa “Festival 17”, que produce el canal estatal y pone a disposición de las fiestas nacionales la transmisión de las principales festividades, se pueda mostrar en vivo al país la denominada Fiesta Nacional del Carnaval. “No nos propusieron”, expresó a época el propio ministro de Medios Públicos de la Nación Hernán Lombardi durante su reciente visita a la Fiesta Nacional del Chamamé.

Con un excelente trabajo de coordinación a cargo del cuerpo de comisariato del carnaval correntino, que maneja de una manera aceitada el desarrollo del desfile, la competencia de carnaval pone a la fiesta en su máximo esplendor. En la categoría comparsas, ya se habla de ventajas entre Sapucay y Ará Berá, pero hay una muy buena propuesta de Copacabana y Arandu Beleza que le dan esperanza a sus comperseros de terminar en el podio.

- Buen desfile con “Axé”

Había que hacer un cambio de chips en Arandú Beleza y se logró en el desfile del sábado con su mejor presentación en lo que va de la edición 2017. Un cambio necesario, no por su propuesta artística pensada en “La historia de una vida”, sino por los problemas de sonido que afectó a la comparsa en los desfiles anteriores. Sus grupos se mostraron motivados, sus figuras radiantes y el paso inaugural el sábado fue un lujo que se dio la comparsa “verde y blanca” porque además el público le expresó todo su cariño. Tiene una historia bien lograda, desde el amanecer de una vida, pasando por los momentos más importantes de la vida del ser humano llegando hasta su partida celestial. Eso está muy bien basado en cada carro que representa los momentos más destacados, como la infancia, las tentaciones de la adolescencia, los miedos, entre otros. La escuela de samba sigue en buen curso, con una interesante propuesta de samba de su bastonera Valeria Santucci, que en sintonía con la comparsa tuvo su mejor noche.

- Mantiene su nivel

Es de las más regulares de la edición, la última campeona salió decidida a defender su título y eso se nota en cada desfile, y sin superar lo propuesto el viernes, su cuarta pasada la mantiene firme como favorita. Brillante apertura, el ala inicial con eminencia coreográfica logra un gran impacto. Dentro de sus filas es fundamental también el trabajo de los grupos, aunque en ciertos momentos se notaron algunas descoordinaciones, producto quizás del ambiente de euforia que se genera entre el público y los comparseros.

Sapucay aprovechó muy bien su desfile, tuvo a favor el retraso inicial de la competencia por la interrupción de la energía eléctrica que demoró todo, incluso su desfile previsto para las 23.45 y que salió prácticamente una hora después con la gente deseosa a más de carnaval. Tambièn a favor tiene una propuesta destacada en creatividad, donde “Sapucay de la nueva era”, no es solo una vitrina de buenos trajes, tiene carros y alegorías que resaltan el tema y logran una excelente comprensión. El punto en contra es la batería, a “La Poderosa” aún se la ve tímida, casi conformes con mostrar una buena propuesta de percusión y nada más. Todo el show de la Escuela de Samba pertenece a una sola persona, su bastonera Karina Lencinas. Sus conjuros son eficaces, desarrolló una propuesta coreográfica que mezcla la eminencia de su samba con pequeñas pinceladas de otros estilos de danzas.

- Un loro con vuelo de golondrinas

La comparsa Copacabana es la otra que mantiene un desfile regular, pero siempre de placentero disfrute. Si bien, no logró aún llegar al nivel que muchos esperan de esta gloriosa comparsa, lo propuesto alcanzó para conquistar al público, desarrollando una temática más que interesante con sus “vuelos de golondrinas”. Es un recorrido imaginario, pero con dotes de mucha alegría, entre temáticas culturales de cada país y coreografías que sirven de relato, muy bien logrado por el coreógrafo Miguel Caminos. Hay propuestas de alegorías muy buenas otras no tanto, pero en general la puesta escénica es notable. Pero donde logra hacer estallar el corazón en con su Escuela de samba, a la batuta de Hugo Sánchez que sigue maravillando con propuestas instrumentales, solistas como grupales que le permiten dar un concierto coreográfico a la bastonera Melisa Torres. Su samba es sublime y enérgico, ímpetu que debe tener una gran sambista.

- Un “rayo” fue el alba

Y la demora no afectó en absoluto el espíritu de los comparseros, por el contrario la espera parece que le acentuó esas ganas de carnaval y el corsódromo literalmente estalló de alegría. Ese es Ará Berá, la pasión del pueblo a su paso, una “Fiesta gitana” de esas extensas que duran noches y noches condensada en una sola, la del sábado. Si bien este año la propuesta artística no propone condimentos destacados, propuestas creativas que en ediciones pasadas detonaban la admiración de la gente a su paso, este año trajo un catálogo de trajes de excelencia y pocas sorpresas. El tema ameritaba para sacarle más jugo, pero solo quedó en lo básico. Pero tiene siempre su as bajo la manga, y es el espíritu inigualable de ser la mejor comparsa del país, que despunta emociones con la impronta misma de sus comparseros.

Hay ilustrísimo en la propuesta rítmica de la Escuela de Samba, es un trabajo casi quirúrgico intentar buscarle el pelo en la sopa, porque allí hay un enorme trabajo logrado con mucho esfuerzo y eso habla por sí mismo con solo escucharlo. Su bastonera Paula Méndez, sigue haciendo un buen trabajo acompañando a la Universidad del Sonido, aunque hace falta un poco más que eso para quedarse con el premio. Todavía queda mucho carnaval por delante, a no aflojar, a seguir trabajando y ajustar detalle que la competencia es cada vez más exigente. Restan seis desfiles y eso se traduce literalmente a todo o nada.